"Sin el calor de los hinchas yo no sería nada"

Todos hablan del Socios Fundadores. Jugadores, entrenadores, dirigentes y público en general destacan su historia, fortaleza, bondades y dificultades. Pero por primera vez en su vida el propio Socios decide romper el silencio y se somete a un mano a mano con El Patagónico.

Costó pero finalmente accedió a la charla. El Socios Fundadores podrá ser de los más ruidosos a la hora de los partidos, sin embargo cuando el tablero llega a cero y se acaban los juegos él vuelve a su perfil bajo. No es amigo de los micrófonos ni las redes sociales, su única interacción con la gente es en el día a día. "Para la farándula y esas cosas está Charito", se excusó de entrada para tratar de esquivar la nota pero cuando le dijimos que era para la gente no se pudo resistir.
-¿Por qué Socios Fundadores?
El nombre me lo pusieron los muchachos de la Comisión Directiva como un homenaje a los socios que fundaron nuestro querido club el 13 de febrero de 1919.

-¿Quiénes son tus padres?
Tengo el honor de poder decir que soy un hijo de Comodoro Rivadavia, toda la ciudad colaboró en mi construcción. Igualmente me gustaría destacar a Ricardo Rodrigo y Oscar Luz Clara que trabajaron incansablemente en mi formación".
-¿Cuál fue el partido que más gente recibiste?
Uff hubo muchos, pero creo que si me apurás a decirte uno me parece que en el que hubo más gente fue en la final ante Santa Paula el día que ascendimos. En esa época había menos plateas que ahora y más populares, además ese día había gente colgada en todas las columnas y metidas en cualquier hueco de la cancha, me acuerdo que no se veía ninguna salida de tanta gente que había.

-¿El partido qué más recuerdes?
Hay tantos, entre Liga, Copa Argentina y los internacionales ya tuve casi 700. Podría ir a la fácil de recordarte la noche del campeonato en 2006 pero me voy a ir un poco más atrás a las semifinales de la Liga Sudamericana. El tercer juego de la serie ante el Flamengo fue inolvidable, ellos tenían a Oscar que la metía de todos lados pero nosotros teníamos a Pablito Moldú que esa noche la rompió toda (NdR: 36 puntos y 7 asistencias) y los terminamos eliminando. Qué locura fue esa noche, se quedaron todos a cantar como una hora más después del juego.

-¿Esa fue tu mejor noche?
No, no esa es de las que más recuerdo, pero sin lugar a dudas que mi mejor noche fue cuando por fin pudimos salir campeones y sacarnos la mufa tras 17 temporadas. Una fiesta inolvidable para mí y toda la ciudad.

-¿El mejor jugador que tuviste la suerte de recibir?
Y sin lugar a dudas que 'Manu' Ginóbili, aunque vino muy de jovencito es un lujo haberlo tenido acá. También de muy chiquitos en un Argentino de Cadetes pasaron 'Pepe' Sánchez, Pablo Prigioni y Lucas Victoriano entre otros. Después Gimnasia ha tenido a cada crack en sus filas como Andrew Moten, Mark Landsberger, Joe Pace, Eric Ross, James Thomas, David Scott y Samuel Clancy entre otros.

-¿A lo largo de estos 30 años pasaron muchos equipos de Gimnasia, te animás a elegir tu favorito?
No, sería muy injusto de mi parte elegir a uno. Seguro que hubieron algunos mejores que otros pero primero destaco, al verlos trabajar todos los días, que todos se rompieron el lomo por defender a Gimnasia de la mejor manera posible. Luego quiero destacar al equipo del ascenso por su entrega e identificación con la gente, el de la Sudamericana por su hambre de gloria, el del campeonato por el mismísimo título y el actual por su juego que nos enamoró a todos.
-¿Qué se siente albergar a la hinchada de Gimnasia?
Para mí ellos son la mejor hinchada de la Liga, sin el calor de los hinchas yo no sería nada.

-¿En estos 30 años no fue todo color de rosa, cuáles fueron los momentos más duros que viviste?
Si obvio que no, como parte de Gimnasia estamos acostumbrados al sufrimiento y a pelearla siempre. En lo deportivo los momentos más duros que pasamos son las eliminaciones de cada temporada que marcan el fin de una ilusión, aunque al otro día ya comenzábamos una nueva ilusión. Después pasamos momentos muy duros en lo económico en los que llegaron a cortarnos la luz y el gas. Recuerdo que ese invierno que no tuvimos gas los padres de las inferiores trajeron un montón de autos antiguos, armaron una exposición y la plata recaudada no se destinó a viajes sino a pagar el gas.

-¿Temiste ser rematado en alguna de las tantas amenazas?
Eran momentos duros y de mucha incertidumbre, pero en el fondo uno tenía la tranquilidad de que había mucha gente que me considera su casa y que iba a hacer lo imposible para evitar un remate.

-¿Y ahora como vivís este momento de constante crecimiento?
Lo disfruto como todos los socios de Gimnasia. Los chicos de la Comisión Directiva se preocupan mucho por renovarme, mejorarme y ampliarme constantemente. Mientras mejor esté yo, mayores beneficios para los socios e hinchas.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico