Sin justicia y a punto de quedar en la calle

María Jaques, la viuda de Santiago Lucero, denuncia que el dueño de la vivienda en la que alquila quiere desalojarla, pero que ella necesita un tiempo de prórroga para poder buscar otro lugar. También recordó que sigue reclamando que se investigue la muerte de su marido, ya que se cumplieron tres años sin que la justicia haya logrado identificar a algún sospechoso.

María Jaques vive momentos de angustia e incertidumbre ya que mañana, fecha de vencimiento del plazo que le otorgaron, puede quedar en la calle. La viuda de Santiago Lucero, un sereno que fue asesinado en 2013 en un obrador del Cordón Forestal, señala el dueño de la vivienda donde alquila, Oscar Alberto Ciares, le pidió que dejara la propiedad ubicada en la calle Florida del barrio Jorge Newbery.
"Nos pidió que nos fuéramos de un día para el otro. Nunca dejamos de pagarle y siempre respetamos cada una de sus decisiones", manifestó Jaques en diálogo con El Patagónico.
Sostuvo que Ciares solicitó una orden de desalojo y que incluso amenazó con quedarse con las pertenencias de la familia si no se van.
"Vino y nos pateó la puerta. Nos amenazó con que no nos íbamos a quedar sin nada y que jamás iba a vendernos la casa. Nosotros no sabíamos qué hacer estábamos solas con mi mamá porque mis hijos estaban trabajando", relató.
"Nosotros tenemos un terreno y ya conseguimos una casa prefabricada para instalar, pero va a tardar entre 45 y 60 días. Lo único que pedimos es un poco más de tiempo para que podamos mudarnos. Queremos seguir pagando el alquiler hasta que nuestra casa esté lista y luego nos vamos pero nada conforma a este señor", detalló.

TRES AÑOS SIN JUSTICIA

Santiago Lucero fue salvajemente agredido en la noche del 10 de enero de 2013 cuando se encontraba realizando una recorrida habitual de vigilancia por la obra donde trabajaba. Fue sorprendido por tres delincuentes que con fines de robo saltaron el alambrado de un plan de viviendas en construcción en el Cordón Forestal. Lo golpearon salvajemente hasta dejarlo casi inconsciente.
A raíz de los golpes y las graves heridas fue internado en el Hospital Regional y falleció luego de ocho días en terapia intensiva. Tenía 57 años y cinco hijos.
"Tres personas le quisieron robar y le dieron una paliza grande. Al otro día lo encontraron, estaba todo golpeado y fue llevado a la Clínica del Valle. Ahí no lo quisieron atender y lo llevaron al Hospital Regional. Estuvo ocho días en terapia y falleció", comentó Jaques.
"El caso de mi marido quedó en el olvido y jamás se movió un solo dedo para saber la verdad. Había un video de prueba y se borró misteriosamente. Me dijeron que tenía que pagar un abogado sabiendo que no tengo dinero para hacerlo. Se tapan entre uno y otro", apuntó.
La viuda de Lucero asegura que el Gobierno provincial anterior le prometió que se haría cargo de impulsar la investigación de la muerte de su marido, pero solo quedó en promesas por lo que espera que la actual gestión tome cartas en el asunto.
"Quiero que se haga justicia por mi marido. Fue asesinado a sangre fría y nadie hace anda. Tengo fe en que el nuevo gobernador me va a escuchar y va hacer algo al respecto", afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico