Sin respuestas, la paz social en el sector petrolero termina el 20

El gobernador Mario Das Neves firmó ayer, junto con los gremios, operadoras petroleras, intendentes de la Cuenca del Golfo San Jorge y legisladores nacionales y provinciales, un acta-acuerdo en la que se solicitan definiciones "urgentes" del Gobierno nacional para contener la crisis que por la caída del precio internacional del crudo se registra en la provincia de Chubut, donde ya hay amenazas de al menos 500 despidos. La paz social se mantiene hasta el miércoles 20. Luego, cada una de las partes quedó liberada y facultada para tomar las decisiones que crean convenientes y que, en el caso de los petroleros, podrían contener no solo el anunciado acampe frente a la Casa Rosada, sino también cortes de ruta y otras acciones más drásticas.

La reunión que el gobernador Mario Das Neves presidió ayer en Casa de Gobierno finalizó, tras arduas deliberaciones y trabajo en equipo, con un acta-acuerdo (ver aparte) que la tarde fue enviada al presidente Mauricio Macri, a quien se le pidió una urgente reunión y definiciones para resolver el problema que la crisis provocada por la baja internacional del precio del crudo ocasionará en la Cuenca del Golfo San Jorge si es que no se toma en cuenta la particular situación en la que quedaron las operadoras que exportan su producción.
El titular del Ejecutivo provincial reiteró ayer, tanto en las declaraciones previas como posteriores a la reunión, que el gobierno "no va a permitir que se pierda un solo puesto de trabajo" en el sector petrolero y advirtió que "hoy la paz social la tienen que cuidar el gobierno nacional, las operadoras y las prestadoras de servicio".
El mandatario chubutense sostuvo que frente a la crisis hay que llevar "una sola y sólida posición al gobierno nacional, ya que esa es la única manera de salir adelante en la crisis", y a la vez tuvo un fuerte reconocimiento a la labor que desarrollan los gremios y trabajadores del sector.
"Los gremios han acompañado todo el año 2015 la situación de crisis; la sufrieron y pese a ello mantuvieron la paz social", remarcó el gobernador durante la reunión, para luego recordar que "durante 12 años la Provincia auxilió a la Nación; ahora la Nación debe asistir a la Provincia en esta crisis de la actividad petrolera".

LINARES: "LA PAZ
SOCIAL AHORA
DEPENDE DE ELLOS"
Por su parte, el intendente Carlos Linares también reafirmó la defensa de la estabilidad laboral de los trabajadores y pronunció un firme mensaje hacia el gobierno nacional y las operadoras de la Cuenca. "Hemos construido una paz con una mesa de trabajo con todos los gremios hermanos; la hemos cuidado y defendido y por eso, de ahora en adelante, la paz social depende de ellos", sostuvo.
El jefe comunal destacó la movilización de los petroleros, a quienes agradeció por su comportamiento, lo mismo que al gobernador por "entender que la gente está activamente movilizada y en paz", y recordó que "hacía muchos años que no se podía venir a la Casa de Gobierno sin un vallado".
Linares culminó su discurso apuntando firmemente al gobierno nacional y a las operadoras, al expresar que "la paz social la hemos puesto en la mesa, la hemos cuidado y la hemos protegido, pero de ahora en más la paz social depende de ellos".

AVILA: "NO VAMOS A
RESIGNAR UN SOLO
PUESTO LABORAL"
Por su parte el titular de Petroleros Privados, Jorge Avila, reiteró que el acuerdo de precios "debe alcanzarse con todas las operadoras", y que el Estado "debe ser responsable y solidario con los trabajadores para que el país funcione".
"El Gobierno nacional deberá reflexionar y buscar los mecanismos necesarios para defender una provincia movilizada y en paz; una provincia que defiende sus derechos y sus intereses. No vamos a resignar ningún puesto laboral y vamos a intentar arreglar con todas las operadoras. No vamos a arreglar con algunas; o todas o ninguna", reiteró.
Tras agradecer el acompañamiento político del gobernador y del intendente Carlos Linares, el también titular de Petrominera volvió a apuntar contra el gobierno nacional, y en especial contra el ministro de Energía, Juan José Aranguren, al indicar que "hay algunos que creen que al Estado nacional lo pueden manejar como manejaron mucho tiempo porque muchos de ellos fueron CEO de estas compañías, de las operadoras o de las refinerías o destilerías".
En el mismo tono, Avila recordó que "el Estado no funciona así" y que "si la industria petrolera cae; si hay 2.000 o 3.000 despedidos, van a ser insostenibles también otras actividades en la provincia".
Finalmente, el sindicalista afirmó que el de ayer fue un día histórico porque fue "la primera vez que un sindicato como el petrolero se moviliza a Rawson con tanta gente y tanto orden. Estamos demostrando que la paz social tiene un costo y estos trabajadores han aprendido a respetar, pero también vamos a hacer respetar nuestras fuentes de trabajo porque sin fuentes de trabajo no hay paz social para nadie".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico