Sindicato petrolero define su postura en asamblea

Luego de tres días de panfleteada en la ruta Nacional 3, y con la actividad paralizada en su totalidad desde las 0 de hoy, los gremios petroleros definen en asamblea sus próximos pasos. Para ello escucharán de boca de sus dirigentes el resultado de las gestiones que realizaron en Buenos Aires, junto al gobernador Mario Das Neves.

Luego de las reuniones que el gobernador Mario Das Neves; el ministro de Hidrocarburos, Sergio Bohe; y los secretarios generales de los gremios petroleros de la ciudad, Jorge Avila y José Llugdar, tuvieron ayer con los ministros del Interior, Rogelio Frigerio (nieto), y de Energía, Juan José Aranguren, la jornada de hoy de los trabajadores contempla no ir a sus puestos de trabajo para concentrar sus energías en la asamblea convocada desde las 9 en el sindicato ubicado en Callao y Constituyentes, donde se prevé la presencia de más de 20.000 obreros. Allí se fijará postura sobre la crisis que atraviesa el sector y que podría desencadenar en cientos de despidos, máxime si el precio internacional del crudo continúa en baja.
Desde anoche, todos los equipos paralizaron su actividad para que los trabajadores puedan estar presentes en el encuentro en el que Avila anunciará el resultado de las reuniones de ayer con los funcionarios nacionales, donde habría un principio de acercamiento y para lo cual se decidió pasar a un cuarto intermedio hasta el lunes o martes cuando se realicen nuevos encuentros con las operadoras, a la espera de cerrar un barril de petróleo de exportación cercano a los 54,90 dólares, que es el valor que ya se definió para el crudo interno que se extrae en la Cuenca del Golfo San Jorge.

DE LAS RUTAS A ASAMBLEA
De este modo, los petroleros llegan a su cuarta jornada de movilización, luego de que el lunes iniciaran una panfleteada en los cruces que la Ruta Nacional N° 3 tiene con la N° 26, y la provincial 39, así como en distintos caminos alternativos que se dirigen a los yacimientos.
Durante estos días, principalmente en el cruce que conecta con Sarmiento y Rada Tilly, entre las 4 y las 9 se pudo ver una enorme caravana de vehículos estacionados al borde de la ruta, esperando que se cumpliera el tiempo de la medida de fuerza, progresiva en su horario, desde el lunes hasta ayer, cuando finalizó cerca de las 11.
A esa hora, en Ruta 3 y 39, decenas de camiones y camionetas comenzaron a abandonar la rotonda luego de una mañana de intenso movimiento que en este caso se amplió a todos los caminos a los cuales conduce el cruce en un radio de unos 1.000 metros.
La preocupación por la situación que se vive se hacía sentir en el sector, principalmente por la incertidumbre que había a esa hora sobre lo que sucedía en Buenos Aires, sabiendo que el panorama laboral no solo complicaría a quienes trabajan directamente en la industria, sino también a las pymes y comercios de toda la ciudad, quienes admiten la convivencia de una economía basada en los salarios petroleros.
Después las noticias que llegaron desde Buenos Aires, pudo palparse un poco de tranquilidad entre los trabajadores. De esta forma, tal como expresó Llugdar, hoy se podría decidir abandonar las rutas, por lo menos hasta que concluya la nueva reunión con los referentes de las operadoras, a quienes se les pedirá voluntad “para que sostengan este momento difícil", según señaló el gobernador Mario Das Neves.
Hay que recordar que hoy termina la conciliación obligatoria dictada por la Secretaría de Trabajo de Chubut por el conflicto con Tecpetrol, empresa que el sindicato de Avila denunció ya estaba enviando telegramas de despido. No obstante, esto no impedirá que continúe el estado de alerta y movilización.
"Si se llega a un acuerdo, creo que el conflicto habrá terminado. Pero para que no se vea de forma desagradable para algunos sectores, creo que acá no gana nadie. Ganan los trabajadores que se quedan con sus puestos de trabajo y nosotros que pudimos plantear la situación difícil del barril del petróleo con el tema de la exportación”, consideró Avila desde Buenos Aires, opinando también que la posibilidad de importar combustible, que esbozaron funcionarios de Mauricio Macri, pareció ser más una amenaza que una realidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico