Sinopec dejó caer la concesión y se retira de Chubut

La compañía adujo la crisis, aunque venía con incomodidades frente a los planteos sindicales, para desistir de operar Bella Vista Oeste. Corren seis meses para ajustar la salida definitiva.

A partir de las 0 del jueves, Sinopec dejó de operar en lo formal el yacimiento Bella Vista Oeste y ahora se viene un período de seis meses para la reversión completa. La operadora manifestó que entre la crisis y el trabajo a contrarreloj por el vencimiento de la concesión, debía desistir de una renegociación o manifestar su intención de continuar su inversión.
Sinopec controla esa área en Chubut hace cinco años cuando adquirió los activos de Oxy. Con fuerte presencia en Santa Cruz, la operadora manifestó en distintas oportunidades sus dificultades para llevar las tareas en el lado chubutense de la cuenca. Además, tuvo diferencias con los sindicatos petroleros y de la construcción.
En tanto, el Ministerio de Hidrocarburos confirmó que avanzará con el inventario del yacimiento, en una tarea conjunta con el Ministerio de Ambiente. "Estuvimos hasta el último día, pero nos dijeron que se les cambiaron los paradigmas porque venían con un contrato que no les convenía. Algunos temas no pudieron ser zanjados", dijo el ministro Sergio Bohe.
"Acá sufría bastante menos que en la parte santacruceña y su venta iba al mercado interno, a buen precio. Lamentablemente la negociación no pudo ser coronada con éxito. No obstante, no tenemos nada que imputarle a la conducta de la empresa", indicó Bohe en diálogo con El Patagónico.

LAS CONDICIONES
Ciertamente, el Gobierno provincial había exigido nuevos desafíos a la empresa como el compre local, un seguro de 10 centavos por barril (en materia laboral y ambiental) y otros objetivos orientados a ponderar el área, como la inversión en sísmica y en producción secundaria.
El más importante de los planteos del gobierno de Mario Das Neves –y que ya venía de tiempo de Martín Buzzi- fue la discusión del índice de resposición de reservas porque si bien existe un declino natural de la producción, que puede solucionarse con tecnología, las reservas implican un esfuerzo exploratorio que no se veía en el caso de Sinopec.
La empresa China achicó costos también en Santa Cruz, donde cerró los centros "Nuestro Lugar" en Caleta Olivia, Pico Truncado y Las Heras. Esos eran edificios con actividades culturales, educativas y de esparcimiento heredadas de las iniciativas de responsabilidad social de Oxi.
El intendente de Las Heras, José María Carambia, planteó en un encuentro de jóvenes políticos en China el cierre de los centros a cargo de Sinopec.
La operadora produce apenas 1.300 barriles de petróleo por día, por lo que su volumen es de los más compactos de la cuenca. Pese a que otras operadoras de igual tamaño renegociaron, como Enap Sipetrol y CAPSA, la empresa china siempre tuvo dificultades para entenderse con las autoridades chubutenses.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico