Solicitan analizar la nulidad de la causa por la que se juzga a dirigente gremial

La primera audiencia del juicio oral y público al dirigente gremial Alejandro Lugo, acusado de lesiones leves, fue sumamente breve pero, como era previsible, cobró notoriedad por la presencia de algo más de un centenar de manifestantes que se concentraron frente al edificio de la Cámara del Crimen de esta ciudad para brindarle su apoyo solidario.

Caleta Olivia (agencia)

Alejandro Lugo es secretario general del emergente Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción (SITRAIC) y hace poco más de dos años, un referente de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), Manuel Lázaro (quien ayer no estuvo presente en la audiencia), lo denunció acusándolo de haberlo golpeado durante una asamblea de trabajadores realizada en la base de una empresa asentada en Cañadón Seco.
"Lo único que yo hice fue defenderme de tres integrantes de una patota y (a Lázaro) solo le pegué una cachetada", fue el argumento de Lugo antes de llegar al juicio acompañado por su abogado defensor particular, Alberto Luciani.
El caso, que parece ser insignificante, se potenció porque tanto el SITRAIC como otros gremios de trabajadores estatales y sectores de izquierda consideraron que tiene connotaciones políticas.
Por el contrario –pusieron de manifiesto-, otras causas más graves que involucran a referentes de la UOCRA, como la agresión a docentes en la localidad de 28 de Noviembre, ocurrida en el año 2011, aún no fue elevada a juicio.
Por ello, a media mañana de ayer el grupo de manifestantes, entre quienes se encontraban obreros de la construcción del gremio que conduce Lugo, docentes, judiciales, afiliados a ATE y referentes de partidos políticos de izquierda, marcharon desde la plazoleta del Gorosito hasta el edificio de la Cámara del Crimen.

PEDIDO DE NULIDAD

No hubo incidentes y la audiencia se desarrolló de manera normal, aunque no fue necesario que dieran su testimonio dos testigos que había citado el tribunal.
En rigor, este último solo estuvo integrado por Juan Pablo Olivera y Cristina de los Ángeles Lembeye, en tanto que la fiscalía fue asumida por Gabriel Contreras y Ramiro López Lestón.
Lugo respondió a formalidades solicitada por los jueces, en tanto que el abogado Alberto Luciani solicitó la nulidad de la causa por las que se juzgaba a su defendido.
Fundamentó ello en que Luciani nunca fue citado formalmente para asistir a Lugo porque las cédulas fueron enviadas equivocadamente a una dirección que no era la que correspondía.
Esto hizo que el juzgado interviniente en la causa (que estaba cargo de Jorge Alonso) le asignara un defensor oficial pero según Luciani éste nunca lo asistió y lo dejó en un estado de indefensión que finalmente derivó en que el caso fuera elevado a juicio.
Por ello, ayer el juez Juan Pablo Olivera consideró que era menester obviar algunas formalidades judiciales y ordenó que el pedido del defensor fuera remitido para su análisis a la Fiscalía de Cámara.
Adicionalmente anunció que se otorgaría un plazo de tres días (hábiles) para obtener un respuesta, tras lo cual se citaría a una nueva audiencia que probablemente se concrete la próxima semana, en la cual se dará a conocer la resolución del caso. En ese sentido, vale señalar que a Lugo le puede corresponder una pena de un año de prisión de manera efectiva o en suspenso, o bien que se lo declare inocente.
De hecho, tanto el defensor Luciani como el secretario general del SITRAIC en Santa Cruz, entendían que hasta el momento alcanzaron una instancia favorable en este proceso judicial.
El propio Lugo lo hizo saber a los manifestantes que lo aguardaban en el acceso al edificio de la Cámara, quienes tras reactivar cánticos, sonidos de redoblantes y enarbolar pancartas, se retiraron del lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico