Solís seguirá en prisión y pedirán la revisión de la medida

Esta mañana le negaron la prisión domiciliaria a Sergio Solís, uno de los imputados por el asesinato del español Expósito Moreno. Sin embargo, la defensa de Solís solicitará mañana una nueva revisión ante distintos jueces.

Sergio Solís está en prisión desde el pasado 9 de octubre, esta mañana Lucía Pettinari, defensora pública solicitó ante la juez que atiende la causa que se le otorgue "prisión domiciliaria" atento al principio de igualdad, teniendo en cuenta que su pareja Nadia Kesen consiguió la semana pasada este beneficio.

Ante este pedido, la revisión estuvo a cargo de la juez natural de la causa, Raquel Tassello, mientras que por la parte acusatoria se presentó el fiscal general, Adrián Cabral, quien viene trabajando en la investigación junto a la funcionaria Patricia Rivas. También participó la querella y el representante de la familia de Domingo Expósito Moreno el abogado, Sergio Romero.

En esta audiencia, Tasello determinó que Solís deberá continuar con prisión preventiva convirtiéndose en el único de los siete imputados con dicha restricción. Entre los argumentos, la juez consideró "el peso de la prueba y la expectativa de pena, que esto sería todo lo que se ha recolectado en un año y cuatro meses, más en estos tres meses de investigación y la gravedad del hecho que sería enfrentar una condena por el homicidio de Domingo Expósito", explicó a El Patagónico el abogado Sergio Romero.

En este marco, Romero sostuvo: "hoy estamos conformes, pero seguimos todavía consternados por la domiciliaria de Kesen". Y adelantó que la defensa pública solicitará mañana una revisión para Solís, aunque aún no se conoce quiénes serán los jueces que estarán a cargo en este caso, esto lo define la Oficina Judicial.

"Confiamos en que se confirme la preventiva, la prueba que se ha reunido para Solis no es poca cosa", manifestó el abogado y remarcó que la juez natural de la causa, fue clara al advertir que no se reiteraba la medida solo por cuestiones "abstractas" como el peligro de fuga sino también por la cantidad de pruebas reunidas en contra del imputado. Cuestiones, que según la defensa y la querella, no estuvieron bien ponderadas al momento de darle el beneficio de domiciliaria, a Kesen.

"En este caso consideramos que no se tuvo en cuenta el peso de la prueba y del móvil, que es gravisimo".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico