Solís y Kesen continuarán como estaban: él con preventiva y ella con domiciliaria

Nadia Kesen y su pareja, Sergio Solís, están imputados por el homicidio de Domingo Expósito Moreno, ocurrido en junio de 2014. La Fiscalía pidió que se mantenga la prisión preventiva para él y la domiciliaria para la mujer. La querella adhirió, mientras que la defensa de Kesen reclamó la libertad y la de Solís el arresto domiciliario. Pero la juez mantuvo las medidas hasta el 17 de mayo.

Tal como adelantó en exclusiva El Patagónico, la audiencia de revisión de las medidas de prisión que vienen cumpliendo los principales sospechosos del homicidio de Domingo Expósito Moreno (31), se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia.
El acto fue presidido por la juez natural, Raquel Tassello, mientras que el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal general Héctor Iturrioz y la funcionaria, Patricia Rivas. La querellante, Carolina Gayá -última pareja de Expósito-, fue asistida por el abogado particular Sergio Romero, en tanto que Sergio Andrés Solís (32) fue asistido por la defensora pública, Lucía Pettinari, y Nadia Dahlel Kesen (31) por su abogado particular, el penalista Guillermo Iglesias.
En ese marco fue la funcionaria Rivas quien habló en primer término, teniendo en cuenta que fue la Fiscalía quien solicitó la revisión. Al respecto, pidió que se mantuviera la prisión preventiva de Solís porque considera que existe peligro de fuga, el cual fundó en la expectativa de pena, la gravedad del hecho y los elementos del convicción que existen para tenerlo como probable autor material del homicidio.
Con respecto a Kesen reconoció que no se registraron informes negativos de la policía respecto del arresto domiciliario y que si bien es consciente de que existe peligro de fuga -por la expectativa de pena-, la gravedad del hecho y elementos de convicción, entiende que ello se puede neutralizar con el arresto domiciliario y en consecuencia pidió que se mantuviera.
A su turno la querella adhirió sobre el mantenimiento de la medida de coerción planteada por la Fiscalía.

¿PRISION PERPETUA?
Por otro lado, el defensor Guillermo Iglesias pidió la libertad de su asistida en primer término, con presentaciones periódicas en la Oficina Judicial y permanencia nocturna en su domicilio. A ello le agregó la prohibición de salir de Comodoro Rivadavia sin autorización judicial. En forma subsidiaria adhirió al planteo de los acusadores.
La defensora pública que asiste a Solís, en tanto, pidió que se ponga en un plano de igualdad la situación del mismo con la de su compañera de causa. Destacó que la expectativa de pena de ambos es la prisión perpetua, con la diferencia de que su defendido está privado de la libertad y Kesen goza de prisión domiciliaria. Por tal motivo reclamó para él la aplicación del artículo 227, inciso 1. Ello significa la permanencia continua en su domicilio.
Pero tras escuchar a las partes, la juez resolvió mantener la prisión domiciliaria de Kesen y la prisión preventiva de Solís hasta la realización de la audiencia preliminar, la cual se desarrollará el martes 17 de mayo. Allí las defensas y los acusadores público y privado harán el ofrecimiento de las pruebas documentales y testimoniales que se ventilarán en el juicio oral y público.
A todo esto, en la audiencia de ayer se conoció que la Fiscalía presentó la acusación el jueves a las 14:06 vía correo electrónico. En ella calificó el caso para Solís como autor del delito de homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con el uso de arma de fuego y con alevosía, en los términos de los artículos 79, 41 bis, 80 inciso 2 y 45 del Código Penal. En el caso de Kesen se calificó como homicidio agravado por el vínculo y como autora intelectual, en los términos del artículo 80 inciso 1 y 45 del Código Penal.
El homicidio de Domingo Expósito Moreno se produjo el 25 de junio de 2014 cuando un hombre le asestó cinco disparos por la espalda cuando ya habían pasado las 22 de ese miércoles. El ataque ocurrió en la puerta de su casa, en el barrio 13 de Diciembre, cuando llegaba junto a su novia, Carolina Gayá, y el hijo de ésta.
Luego de una investigación que demandó más de un año, la Fiscalía pidió la detención de seis hombres y una mujer. Esta última resultó ser Kesen, la madre de la hija de Expósito Moreno.
Expósito Moreno era un ciudadano español oriundo de Andalucía que había llegado a Comodoro Rivadavia para obtener la tutela de la hija que tenía con Kesen y que había sido traída por ésta desde España aprovechando que no se requiere autorización de ambos padres para hacerlo.
Luego de engorrosos trámites, finalmente los tres viajarían a España a discutir allí la tenencia de la niña, a lo cual Kesen se había negado sistemáticamente. Incluso hasta dijo haber extraviado el pasaporte de la nena, por lo cual el Consulado le iba a entregar uno nuevo en el mismo aeropuerto Mosconi antes de emprender el viaje a Madrid. Pero ello no fue posible porque cinco días antes Expósito Moreno fue asesinado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico