Sorprendidos por la policía cuando intentaban ingresar a una casa

Dos jóvenes fueron detenidos anoche por personal policial de la Seccional Segunda cuando estaban barreteando la puerta de una casa de la calle Dorrego al 1.600.

Según confirmaron a El Patagónico se trata de Mariano Gastón Figueroa (19)- que ya cuenta con numerosos antecedentes policiales- y Luciano Benjamín Zúñiga (18) quienes cerca de las 20.20 fueron sorprendidos en un presunto intento de robo en una vivienda ubicada en la calle Dorrego al 1.600 de la zona de La Loma.

El alerta de vecinos permitió la rápida intervención de los efectivos de la comisaría Segunda que llegaron a los pocos minutos y detuvo a los dos jóvenes en el momento en que barreteaban la puerta de la casa.

Figueroa y Zúñiga quedaron alojados en la comisaría a disposición de la Justicia. La policía también secuestró el trozo de metal que utilizaron los delincuentes.

LOS ANTECEDENTES DE FIGUEROA

Figueroa estuvo involucrado en el asalto al taxista- el pasado 14 de agosto del 2016- cuando junto con Diana Micaela Altamirano (23) fueron detenidos por el robo y agresión con un destornillador contra un taxista, ocurrido en la parte alta del barrio Jorge Newbery.

La pareja de novios ya contaba con numerosos antecedentes judiciales no sólo en Comodoro Rivadavia sino también en Sarmiento. En uno de sus frustrados robos Gastón Figueroa utilizó un pelapapas para cortar a sus víctimas, mientras en Sarmiento ambos jóvenes están imputados por un robo domiciliario.


Durante la mañana del 9 de mayo de 2016, Figueroa fue detenido en esta ciudad como sospechoso de haber asaltado a dos jóvenes junto a un cómplice en la zona de Islas Leones, entre Posta de Yatasto y Wilde del barrio Ceferino. Amenazaron y cortaron en sus brazos a las víctimas con la utilización de un pelapapas.
Mientras, el 2 de mayo, la pareja fue imputada de perpetrar un robo en una vivienda de Sarmiento cuando los propietarios -que trabajan como comerciantes- estaban ausentes de su domicilio.

Según la imputación, barretearon la puerta principal del domicilio. Se alzaron con seis camperas de abrigo de primera marca, remeras, una notebook, una cámara digital profesional de fotografías, tres teléfonos celulares de alta gama, perfumes de mujer, un juego de azar, joyas y otros elementos.

INVOLUCRADO EN EL ROBO AL COLECCIONISTA DE ARMAS

Figueroa estaba cumpliendo prisión preventiva desde el miércoles 18 de enero, cuando fue imputado como coautor del delito de robo doblemente agravado por ser cometido con el uso de arma de fuego, en lugar poblado y en banda. Ello, por el hecho ocurrido el 11 de ese mes en la vivienda de un coleccionista al que le robaron 40 armas de distintos calibres, joyas y dinero en efectivo.

Aún estando preso, Figueroa fue noticia esa semana a partir de la temeraria acción de su madre, Brenda Millán, quien- el 23 de enero- pretendió proveerle droga, disimulada en un guiso de arroz con generosas porciones de carne. La mujer fue imputada por el hecho y recuperó la libertad del mismo día.

En medio de la carne que acompañaba el guiso del arroz, ocultó cuatro envoltorios con cocaína y 15 pastillas ansiolíticas.

Tal como lo informó en ese momento- este mismo medio- eran las 13 horas cuando Millán se presentó en el horario de visita de los detenidos. Había preparado un arroz con tuco que contenía grandes trozos de carne de vaca, se informó. A más de un uniformado, el aroma de la comida le despertó el apetito.

Si bien los efectivos encargados de la requisa de los familiares de los presos vieron que en apariencia era comida y nada más, en la revisión minuciosa hallaron entre la carne tres envoltorios que contenían quince pastillas que serían de Clonazepan (que actúa sobre el sistema nervioso central), y una cuarta bolsita que contenía 25 gramos de cocaína, según determinaron las pruebas químicas que efectuó el personal de Drogas Peligrosas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico