Sorprendieron en las escaleras de la Catedral a un prófugo de la Justicia

Cristian Ariel Barrientos tiene dos causas pendientes con la Oficina Judicial por las que no se sometió a proceso.

Cristian Ariel Barrientos tiene dos causas pendientes con la Oficina Judicial por las que no se sometió a proceso. Desde el 6 de julio pesaba sobre él una rebeldía dictada por el juez de ejecución Jorge Odorisio. Lo detuvieron el lunes a las 18 en Belgrano y Rivadavia.
Integrantes de la Brigada de Investigaciones, a cargo del subcomisario Juan Carrasco y el oficial principal Pablo Lobos, capturaron el lunes a otro rebelde de la Justicia.
A las 18 de ese día, los investigadores con Patricio Rojas a la cabeza -quien ha protagonizado numerosas capturas en los últimos meses-, sorprendieron a Cristian Ariel Barrientos, en las escaleras de la Catedral. El hombre de 32 años, tiene dos causas pendientes con la Justicia, según fuentes consultadas. Una de ellas data del 14 de abril de 2007 por "robo calificado en poblado y en banda" instruida por la comisaría del barrio Mosconi. Y otra del 15 de enero de 2015 por "lesiones" que se denunciaron en la Seccional Quinta.
Barrientos también registra otras causas en las que ya ha purgado condena y por las que ha sido procesado.
Los de la Brigada tenían su captura recomendada. Ayer cuando realizaban tareas en la zona céntrica sorprendieron a Barrientos que desde el del 6 de julio de 2016, por disposición del juez de ejecución Jorge Odorisio, se mantenía rebelde de la Justicia.
Ya el 10 de noviembre del año pasado su captura había sido recomendada por la juez Gladys Olavarría, en la carpeta judicial 7.611.
De ese modo, Barrientos fue subido a un patrullero, identificado en la Comisaría Primera y puesto a disposición de la Oficina Judicial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico