Sorprendieron a Rodrigo Soto cuando se fugaba de la Seccional Segunda

El lunes por la tarde los presos que se encuentran en la comisaría de Rivadavia y Viamonte realizaron un torniquete con telas entre dos caños cruzados de una ventana que da hacia el exterior. Lograron forzar así las rejas y estuvieron a punto de escaparse. Rodrigo Soto, el condenado por el homicidio de Anahí Copa, ya tenía medio cuerpo afuera cuando fue sorprendido por un celador. Los ocho reos que viven en ese recinto están alojados con mínimas medidas de seguridad en el salón de visitas familiares ya que las celdas se encuentran en refacción. La Unidad Regional de Policía de Comodoro Rivadavia mandó a soldar ayer una malla que también habían dañado en la ventana por la que habían intentado escapar. Siguen detenidos en esa dependencia porque no hay espacios libres para trasladarlos a otras comisarías ni a la alcaidía.

Los ocho presos que cumplen proceso o condenas por causas de homicidios o robos agravados que se encuentran alojados en la Seccional Segunda, estuvieron a un paso de fugarse el lunes a la tarde. Lograron vencer las mínimas condiciones de seguridad que las autoridades policiales improvisaron en la sala de visitas de la comisaría de Viamonte y Rivadavia.
Uno de los que fue sorprendido con la mitad de su cuerpo afuera de una ventana que da al exterior de la comisaría fue Rodrigo Soto, condenado a 12 años de prisión por el homicidio de Anahí Copa, una mujer que amamantaba a su bebé en la madrugada del 8 de diciembre de 2015 en el barrio Quirno Costa cuando recibió una bala que estaba dirigida a la vivienda vecina, de la familia Nieves.
El intento de fuga ocurrió a las 17:40 del lunes. El cabo celador que cumple funciones de cuidador de los presos escuchó ruidos extraños que llegaban desde el sector de visitas. Pero los reos habían tapado con colchones la zona de "trabajo".
El policía dio la vuelta por afuera y descubrió la rejilla dañada, y los dos barrotes forzados. Soto fue sorprendido con medio cuerpo afuera, atrás lo seguían los otros siete presos.
El policía alertó a sus compañeros y se activó la emergencia. Los presos habían colocado prendas de vestir y sábanas entre los barrotes para luego hacer una especie de torniquete y comenzar a doblarlos.
El segundo jefe de la dependencia Marcelo Ponce comentó a El Patagónico que entre los barrotes habían generado espacio suficiente para que una persona de contextura delgada pueda pasar.
La zona es un lugar que no está en condiciones de albergar a los presos, y más aún de la peligrosidad que tienen los que se encuentran en esa dependencia.
Es que la empresa que realizaba tareas de construcción en los calabozos dejó hace un mes de efectuar las refacciones en la zona de calabozos, y los trabajos quedaron inconclusos por lo que los reos duermen en la sala de visitas.
Entre los detenidos alojados en esa seccional se encuentran Andrés "Pitu" Almonacid (procesado por robo agravado), Diego Serrano (condenado por homicidio), Aldo Camarda (procesado por homicidio), Carlos Figueroa (procesado por robo).

TEMEN NUEVO INTENTO DE FUGA
Ayer los suboficiales de la Seccional Segunda pedían que los presos fueran trasladados a otro recinto porque la misión de cuidarlos en esas condiciones de seguridad tan vulnerables representa un peligro incluso para ellos mismos. Temen que los reos intentarán fugarse nuevamente si no son trasladados.
Es que las autoridades de la Unidad Regional de Policía mandaron a soldar la rejilla que da a la calle y a reparar los barrotes dañados, pero no pudieron disponer el traslado que fue solicitado por la jefatura de la Seccional Segunda, por falta de espacios en otras comisarías.
A Soto ayer la Fiscalía le abrió una nueva causa por intento de evasión, mientras se entrevistaba a los demás reos.
Desde la Dirección de Seguridad de la jefatura de la Policía, destacaron la intervención del cabo celador de la Seccional Segunda al abortar el intento de fuga.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico