Sospechoso de robar la cámara de "Aleisa" violó domiciliaria y quedó otra vez en prisión

Claudio Alberto Huilipan, implicado en el robo de la cámara se seguridad de la agencia de remises "Aleisa" después de haberse cometido el crimen del remisero Fernando Schmidt, violó el arresto domiciliario que debía cumplir. dos policías de la Seccional Séptima lo sorprendieron tratando de pasar desapercibido detrás de un carrito de choripanes en "La Saladita". Ayer la Justicia le revocó la domiciliaria y le dictó prisión preventiva nuevamente.

Claudio Alberto Huilipan (29) es uno de los dos sospechosos por el robo de las cámaras de seguridad de la agencia "Aleisa", ocurrido el 29 de enero a la madrugada luego del homicidio del remisero Fernando Schmidt.
Por ese crimen fue imputado Miguel Ángel Sotello (18) y le dictaron cuatro meses de prisión preventiva, mientras que a Huilipan le endilgaron el robo que ocurrió 3 horas después, a las 7:20, cuando junto a Leonardo Jesús Aguilar (24), con quien había estado bebiendo en un bar cercano, pasaron por la agencia Aleisa y robaron una de las cámaras y un teléfono celular.
Los dos delitos fueron conectados por la Fiscalía, desde donde se cree que los últimos tuvieron la intención de borrar evidencias que comprometen la situación del presunto asesino, aunque los ladrones se desvincularon de ese episodio y la Defensa Pública pidió que se examinen los teléfonos celulares secuestrados a fin de averiguar si realmente existieron comunicaciones tendientes a procurar impunidad.
En la audiencia de control, y ante una multitud de indignados remiseros y taxistas, Huilipan recibió la prisión domiciliaria, aunque luego la Fiscalía pidió una revisión y un tribunal colegiado confirmó su prisión preventiva.
Pero el sábado a la tarde un cabo primero y un oficial de la Seccional Séptima sorprendieron al reo en la feria "La Saladita". Huilipan, que vestía gorra tipo visera y un buzo canguro, al ver el móvil policial comenzó a correr entre los carros de venta y se escondió detrás de un choripanero.
Cuando los policías pudieron identificarlo, el hombre dijo no tener documentos y por ello lo llevaron hasta la comisaría, en donde un suboficial reconoció que era quien debía cumplir arresto domiciliario.
El domicilio que el sospechoso había dado es el mismo de su consorte de causa. En ese lugar dijeron que no podían andar controlándolo si hacía caso o no a la manda judicial.

PRISION PREVENTIVA
En el inicio del proceso, a Huilipan se lo imputó de autor del delito de robo simple en concurso ideal con encubrimiento agravado, pero después la figura fue ampliada por la Fiscalía a la de robo agravado por ser cometido en poblado y en banda.
En una primera instancia la Fiscalía había solicitado su prisión preventiva porque dijo que el imputado mintió al brindar su domicilio a la Policía al momento de su detención y que en anteriores procesos, por delitos menores, se tornaba muy difícil ubicarlo para que concurriera a las audiencias. Pero fue dejado en libertad, y luego un tribunal colegiado le dictó la prisión preventiva. Después lo beneficiaron con el arresto domiciliario, que el fin de semana no cumplió y de ese modo ayer en la Oficina Judicial se lo revocaron. Ahora deberá permanecer bajo prisión preventiva.
En setiembre del 2012 Huilipán ya había sido noticia cuando intentó cometer un hurto en un vehículo no identificable de la Brigada de Investigaciones y mientras era reducido agredió a un policía con un destornillador. Al otro día, cuando se debía realizar la audiencia de control, el representante de la Fiscalía no llegó a tiempo, por lo que la juez resolvió otorgarle la libertad. Ese episodio desató un escándalo que tuvo como centro de todas las críticas al funcionamiento del Poder Judicial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico