"Soy buena gente, no van a tener problemas conmigo", dijo Zalazar

El acusado por el triple crimen en Mendoza habló desde la cárcel y si bien reconoció haber estado en la casa de la masacre, negó haber cometido los asesinatos.

El presunto autor de la masacre de Mendoza, Daniel Zalazar, fue trasladado ayer desde la Comisaría 7ª a la penitenciaría de Boulogne Sur Mer, donde quedó alojado en un sector especial para evitar el ataque de otros presos.

Llegó tranquilo, sin demostrar culpa ni arrepentimiento. Tampoco hizo reclamos sobre su situación. Así lo vieron, según publicó el Diario Uno de Mendoza, los penitenciarios que lo recibieron.

Cuando le informaron sobre las reglas de convivencia y comportamiento en la cárcel mientras lo alojaban en el Pabellón 5 para detenidos por violencia de género y abusos sexuales el profesor de taekwondo respondió imperturbable: "Soy buena gente, no van a tener problemas conmigo".

El imputado, que ante la fiscalía mantuvo su versión del robo, se puso solo ahora en la escena del crimen. Admitió que estuvo en la casa de la masacre pero aclaró que se fue antes de que las tres mujeres fueran asesinadas y de que los chicos fueran atacados a puñaladas.

LA MASACRE

Zalazar está detenido y acusado de matar de múltiples puñaladas a Vicenta Díaz, Susana Ortiz y Lorena Arias y de intentar asesinar, también a cuchillazos, una beba de 10 meses que sería hija suya y a Lucas, otro hijo de su expareja de 11 años.

Los menores permanecen estables y con pronóstico reservado en terapia intensiva del Hospital de Niños Humberto Notti.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico