"Soy yo, Cristina, y los denuncio por espionaje político y persecución"

La ex titular del Ejecutivo cruzó al juez federal y al titular de la Corte Suprema, y denunció el delito de la difusión del audio de su conversación con Parrilli, amparado bajo una ordenanza de Lijo para espiar la línea telefónica del ex titular de la AFI y operar mediáticamente contra la ex mandataria.

Tras el escándalo de las escuchas telefónicas con diálogos entre Cristina Kirchner y el ex funcionario Oscar Parrilli, la ex mandataria presentó una denuncia ante la Justicia Federal para que se investigue lo que describió como "una maniobra de claro carácter criminal".
La ex mandataria utilizó su cuenta de Facebook para mostrar el escrito que elevó ante la Justicia en el que denuncia ser víctima de "espionaje político y persecución", argumentando con los lazos que evidencian una articulación entre jueces, fiscales y el otorgamiento a la AFI -la secretaría de inteligencia cuyo titular es el polémico Gustavo Arribas- de un excesivo poder para violar su privacidad.
En ese marco, los hombres de la AFI escucharon las conversaciones, las desgrabaron y se las presentaron a Lijo y Marijuan, quienes identificaron la incongruencia entre el material obtenido y el tema de la investigación, pero evitaron sancionar a los funcionarios de la secretaría que dirige Arribas.
En su presentación, Cristina señala: "a partir del día 10 de diciembre del año 2015, fecha en la cual, como es de dominio público, finalicé mi mandato como Presidenta de la Nación, vengo siendo objeto de una feroz campaña de persecución política, mediática y judicial que no registra antecedentes en la historia democrática de nuestro país".
"De manera subrepticia, también vengo siendo víctima de maniobras de seguimiento que se practican sobre todos los movimientos que realizo, ya sea en el ámbito de esta provincia así como también cuando debo trasladarme a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", destaca en otro párrafo.
Más adelante, advierte: "vale la pena recordar que el Ing. Mauricio Macri estuvo procesado por el delito de asociación ilícita perpetrado cuando encabezó el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ello con motivo de la conformación de una estructura de inteligencia paralela dedicada a las escuchas ilegales (causa Nº 12.466/2009 del registro del Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal Nº 7, Secretaría Nº 13, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires)".
En cuanto al último episodio del audio de la conversación con Parrilli, puntualiza: "está claro aquí que las intervenciones telefónicas supuestamente ordenadas en el marco de la causa en la que se investiga a Esteban Pérez Corradi nada tienen que ver con la conversación divulgada y, por ende, pone en evidencia el grado de ilegitimidad tanto en el registro de la misma como en su divulgación".
En su denuncia, la ex presidente solicita que "se cite a prestar declaración indagatoria a las personas que resultan responsables y se dicte a su respecto los autos de mérito correspondientes, debiéndose elevar oportunamente las actuaciones a la instancia oral".
La ex presidente había compartido antes en sus redes un artículo de Página 12 en el que se detalla la responsabilidad de la AFI en la filtración del audio difundido, entre la ex mandataria y Oscar Parrilli. Según este informe, existe una amenaza concreta e que los audios continúen saliendo a la luz, aunque se trataría de "puteríos" que buscan golpear la imagen de la ex mandataria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico