Su hijo le dijo que se sentía un "monstruo" y se tatuó la misma cicatriz de la operación de cáncer

Gabriel le confesó a su papá que se sentía como un "monstruo" y Josh Marshall decidió acompañarlo en su lucha. Conocé su historia.

Los separan 20 años de diferencia, pero los une la sangre y el amor. Tanto que cuando Josh Marshall, de 28 años se enteró que su hijo Gabriel, de 8, tenía un tumor cerebral maligno poco frecuente no dudó en salir al ring junto a su pequeño a dar pelea contra el cáncer.

En marzo de 2015, luego de la cirugía para extraerle el tumor, Gabriel le confesó a su papá que se sentía como un "monstruo" por la gran cicatriz que le había quedado. "Me rompió el corazón", contó Josh, quien vio como solución hacerse un tatuaje y acompañarlo en su lucha.

En diálogo con BuzzFeed el papá de Gabriel dijo que siguen con el tratamiento, aunque las últimas revisaciones médicas indicaron que todo está estable. Con motivo del Día del Padre, el pasado domingo, Josh entró en la competencia #BestBaldDad de la Fundación St. Baldrick.

001.jpg


Se trata de un concurso que incluye a los papás, tíos y abuelos que se rapan la cabeza para acompañar a un niño que tuvo o tiene cáncer. Marshall participó con una foto en la que se lo ve a él junto a Gabriel y una leyenda que asegura que se tatuó la cicatriz para ayudarlo a ganar confianza en sí mismo.

La historia tan emotiva logró que Josh se llevara el primer lugar del #BestBaldDad con 5.000 votos. Alison Sutton, director de medios de la Fundación St. Baldrick , dijo que es la primera vez que ocurre algo así y aseguró: "Es una historia realmente conmovedora".

La foto de ambos se viralizó rápidamente, con miles de likes. El pequeño Gabriel, por su parte, dijo que le encanta el tatuaje de su papá porque los vuelve "gemelos".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico