Superposiciones de horarios entre lo que declaran testigos

La de ayer fue la más interesante de las jornadas desde que se inició el juicio por el homicidio de Domingo Expósito Moreno, ocurrido el 25 de junio de 2014. Es de destacar la decisión del presidente del tribunal, quien permitió que la prensa estuviera exclusivamente presente en el primero de los 8 testimonios, para el cual se desalojó la sala. Llamó la atención una superposición de horarios respecto del lugar en donde se encontraba Sergio Solís cuando mataron al ciudadano español.

La hermana de la querellante Carolina Gayá, fue la primera en prestar declaración ayer en el juicio que se sigue contra Nadia Dahlel Kesen y Sergio Andrés Solís, acusados como instigadora y autor material del crimen, respectivamente. A Domingo Expósito Moreno lo mataron el 25 de junio de 2014, cinco días antes de que –por orden judicial- volviera a España junto a su ex pareja y a la hija de ambos, Africa, por quien había venido a esta ciudad.
El Patagónico fue el único medio periodístico de Comodoro Rivadavia presente en la declaración, junto al responsable de Prensa del Ministerio Público Fiscal. Fue por decisión del presidente del tribunal, Mariano Nicosia, quien privilegió la publicidad de ese acto en virtud de que se recomendara que la testigo no prestara declaración, o en última instancia que lo hiciera sin público, por prescripción médica.

LO VIO CON LA EX
La testigo contó que en la fecha del hecho ella trabajaba con su hermana Carolina en el salón de baile de ésta como administrativa. Del homicidio se enteró estando en su casa, cuando entró su hermana llorando y dijo “lo mataron”. Carolina llegó con su hijo y una amiga, mientras la declarante lavaba los platos.
"Lo primero que pensé es que fueron ellos porque sabía la lucha que estaba llevando a cabo 'Domi'. No pensé que fue un asalto o que le robaron. Pesé que fueron Nadia Kesen y Sergio Solís”, dijo la primera de los 8 testigos que declararon durante la mañana de ayer en la Oficina Judicial ante los jueces Nicosia, Jorge Odorisio y Daniela Arcuri.
La joven contó después que su hermana se fue con su papá a la Comisaría Segunda y ella se quedó con su sobrino. A eso de las 23 ya había sido comunicada la tragedia en el grupo de whatsapp que tenían quienes asistían a clases de danzas con Gayá.
Por ese medio la testigo pidió que alguien la llevara a una farmacia a comprar un remedio para la tos de su sobrino y una de las chicas se ofreció a llevarla. También ella declaró más tarde y confirmó todo.
“También tenía que llevarle el celular y las llaves a mi papá a la comisaría y cuando íbamos hacia allá pasamos cerca de la casa de la mamá de Solís, en la calle Galicia. Vi que había un auto en la puerta de la casa; un Palio gris; se bajaban de ese auto. Le pedí a mi amiga que vuelva porque quería enfrentar la situación porque sabía que de ahí venía todo. El auto tenía las luces prendidas y bajó Solís. Había una mujer al lado y pensé que era Nadia. Fui directo al auto y abrí la puerta pero no era Nadia. Era la novia de Solís. Ella me dijo: 'soy Virginia'. Ahí supe que era la ex de Solís. Al golpear la puerta atendió Solís. Le dije 'lo mataron a Domi y vos sabés quién fue'", declaró.
Ante la pregunta de la defensora pública sobre si Solís llevaba ropas deportivas, la testigo respondió que sí. También dijo que él la miraba y no le decía nada. Su amiga la sacó del lugar porque estaba muy alterada y se fueron a la comisaría a dejarle el celular a su papá y luego a la farmacia. Fue alrededor de las 23:30 de aquel trágico miércoles.
Por otro lado, el defensor de Kesen, Guillermo Iglesias, le preguntó si había pasado alguna vez por la casa de su asistida y le dijo que sí. También indicó que la hija de Kesen y Expósito Moreno estuvo muchas veces en la casa de Domingo y Carolina, por lo general fin de semana por medio. "Cuando Domingo trabajaba, a veces se quedaba con mi hermana sola. A veces también se quedaba en la semana a dormir”, indicó.
La testigo que la acompañó en ese episodio sostuvo que ella se bajó para contener a la hermana de Carolina y que la mujer que estaba en el auto del que había bajado Solís le decía “Sergio, Sergio lo mataron a Domi". El dijo '¿en serio?'.

SUPERPOSICION HORARIA
Por otro lado declaró la esposa y madre de los hijos de Solís, quien dijo que había reiniciado la relación con el acusado en los primeros meses de ese 2014. La testigo aseguró que conoció a Carolina Gayá porque llevaba a su hijo a un jardín donde ella trabajaba como docente.
La mujer contó que Solís se dedicaba a reparar computadoras y que vivieron juntos hasta diciembre de 2012. Después de un tiempo separados, ella volvió a la casa de sus padres.
En cuanto al día del hecho, dijo que Solís estuvo esa tarde cuidando a su hijo junto con su padre. “Le pedí que me espere porque después del jardín íbamos a natación con mi hija y me dijo que se tenía que ir y que volvía para cenar. Tenía que ir al médico porque estaba en tratamiento por su artrosis. A eso de las 18 llegué con mi hija a mi domicilio. Estaban mi mamá, mi papá y mi hijo. La niñera llegó y se quedó con los nenes hasta las 21:30". Luego dijo que llamó a Solís para saber si iría a cenar y él le respondió que estaba llegando.
La mujer afirmó que Solís llegó 21:45, que estuvieron en la casa, cambiaron a los nenes y salieron porque tenían que comprar un medicamento para el nene que estaba enfermo. Antes de hacerlo, dieron un paseo y pasaron por la casa de la madre de Solís, ocasión en la que tuvieron el incidente con la hermana de Gayá.
De regreso él se quedó con ella hasta las 2 de la mañana. Ella dijo que tenía miedo esa noche y le pidió a él que se quedara.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico