Suspendieron la indagatoria de López "por razones médicas"

En la audiencia del jueves con el magistrado, López se mostró sumamente alterado y hasta intentó quitarse el casco para golpearse la cabeza contra la pared antes de ser llevado al juzgado de Rafecas, en Comodoro Py 2002.

La declaración del detenido ex secretario de Obras Públicas José López debía realizar ayer en los tribunales de General Rodríguez por "tenencia ilegal de arma de fuego" fue suspendida por recomendación de los médicos que lo asisten y que le recomendaron reposo por 24 horas.
López iba a ser indagado ya que el martes a la madrugada, cuando fue apresado en un monasterio de General Rodríguez mientras intentaba esconder casi 9 millones de dólares, más otras monedas, se le encontró un fusil de asalto calibre 22.
El ex funcionario se encuentra preso desde el jueves en el Complejo Penitenciario de Ezeiza, adonde fue llevado luego de la indagatoria ante el juez federal Daniel Rafecas en la causa por enriquecimiento ilícito. Por la tarde, fue trasladado a un pabellón donde alojan a detenidos con problemas psiquiátricos.
En la audiencia del jueves con el magistrado, López se mostró sumamente alterado y hasta intentó quitarse el casco para golpearse la cabeza contra la pared antes de ser llevado al juzgado de Rafecas, en Comodoro Py 2002.
Por su parte, Rafecas, quien investigaba a López por una causa previa por enriquecimiento ilícito, recibió en los tribunales federales de Retiro copias de las actuaciones hechas desde el hallazgo de dinero, luego de que la justicia de Moreno aceptara la inhibitoria planteada para dejar de intervenir en el tramo relativo al hallazgo in fraganti del dinero. Esas copias tienen carácter reservado, ya que la causa se encuentra bajo secreto de sumario.
Los médicos del Servicio Penitenciario Federal informaron a la fiscal Alejandra Rodríguez a cargo de la UFI 10 que José López no se hallaba en condiciones de prestar declaración indagatoria, tal como estaba previsto, porque presentaba "una conducta paranoide".
Entre los principales síntomas de este trastorno se encuentra una profunda desconfianza extrema hacia los demás que puede alcanzar niveles patológicos. Quien padece una conducta paranoide suele creer los demás intentan provocarle un mal.
Puede presentar delirios que no necesariamente sonarán fuera de la realidad. De hecho, según señalan algunos especialistas, las conjeturas del paranoico las hace ver tan reales que pueden parecer ciertas.
Sólo ven hostilidad en el entorno a la que responden con mayor hostilidad. Se sienten fácilmente atacados y reaccionan ante estas supuestas agresiones de forma desproporcionada.
Sospechan de los demás sin motivo y dudan de la fidelidad de todos incluidas las personas cercanas. Así les cuesta dar información sobre sí mismos ya que piensan que otros pueden utilizar esa información en contra suya porque cree que los demás se quieren aprovechar de él.

"ESTABA DESORIENTADO"

Jesús Omar Ojeda, el testigo que llamó a la policía bonaerense y descubrió la maniobra del ex funcionario José López arrojando bolsos con dinero en un convento de General Rodríguez, afirmó que el ex secretario de Obras Públicas "saltó el portón" del monasterio "pero para entrar a la cocina alguien le abrió la puerta", y agregó que el portón principal del predio "se abrió desde adentro recién a las 5:30 de la mañana" del martes último.
En declaraciones a radio Continental, Ojeda, vecino del monasterio "Nuestra Señora del Rosario de Fátima", contó que vio cómo López arrojó los bolsos por encima del muro del convento y luego saltó, pero que "como a las 5:30, 5:40" cuando "abren la puerta de adentro, recién entró la policía", aunque no pudo determinar qué ocurrió en las casi dos horas que el ex funcionario permaneció dentro del predio.
"La policía esperó ese tiempo fuera del monasterio", añadió.
Al abrirse el portón, "López sale caminando para el lado de la puerta y se encuentra con la policía", narró el testigo, y describió que "el hombre como que ni lo veía" al efectivo de la bonaerense.
"Vi un auto y dije ¿qué hace ese auto acá?. Salí y el hombre tocaba el timbre del portón. Empezó a tirar los bolsos para adentro y me dice 'ahora sí' y saltó", continuó el vecino, quien al ver "que no salía", llamó a la policía.
"Pensé que le iba a robar a las monjitas", justificó Ojeda su llamado al 911, quien precisó que tras ingresar al convento López dejó el auto "en marcha pero cerrado", y dijo que no supo que se trataba del ex secretario de Obras Públicas hasta que trascendió su detención en los medios, "porque nunca lo había visto", y que tampoco los policías "al principio no sabían quién era".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico