También hay una caída en las licitaciones

La baja en las ventas de automóviles en Comodoro Rivadavia también trajo un particular escenario donde muchas personas que salen sorteadas para licitar su vehículo por planes de ahorro –pese a que crece la cantidad de inscriptos en dicho sistema-, prefieren seguir pagando las cuotas y postergan esa decisión ya que retirar el vehículo significaría tener un gasto más a fin de mes.
"Hoy un auto en Comodoro cuesta plata por el seguro, la nafta, el estacionamiento y los impuestos. Esto significa que mucha gente piense antes de venir a licitar su vehículo y no se muestre tan ansiosa como ocurría en años anteriores", manifestó el gerente de Del Sol Automotor, Pablo Mendes Rosa.
Los gerentes de diversas concesionarias recordaron que hace dos o tres años las licitaciones eran "moneda corriente" y no importaba la cuota en la que se licitara sino que el deseo de "los interesados era poder disfrutar de su auto cuanto antes".
Ante la incertidumbre que generan las políticas económicas del gobierno nacional y los vaivenes de la económica en Comodoro Rivadavia, esas personas no tienen planeado licitar su vehículo y los rodados se acumulan en las concesionarias.
"Hace tres años tenías gente a las 8 esperándote en la puerta para licitar. Ahora tenés que andar llamándolos y ofreciéndoles que vengan a buscarlos. Los tiempos cambian y la gente cada vez es más difícil que encuentre un punto justo", manifestó el gerente de ventas de Akar Automotores, Antonio Georgieff.
Los gerentes convinieron en que la suba en los combustibles en el último tiempo es otro de los factores por los cuales la gente no licita y retira su automóvil. "Antes vos comprabas un auto porque necesitabas ganarle a la inflación. Hoy los aumentos derrotaron a los sueldos y cada vez es más difícil mantener el tanque lleno porque necesitás más de 1.500 en cualquier vehículo", subrayó el gerente de ventas de Fiorasi, Sebastián Montenegro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico