También le dieron domiciliaria al presunto asesino de Expósito Moreno

Gonzalo Velázquez fue beneficiado ayer con arresto domiciliario y continuará con permisos laborales, como venía gozando desde que prestó declaración. Al inicio de la causa que investiga el homicidio de Domingo Expósito Moreno, fue imputado como autor material del crimen, teoría que ya quedó descartada. Ahora solo permanecen en prisión la pareja Nadia Kesen-Sergio Solís.

La audiencia de revisión de la prisión preventiva que venía cumpliendo Gonzalo Sebastián Velázquez se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial a pedido de su defensor particular, Juan Carlos Smith. El acto fue presidido por el juez penal Américo Juárez, quien subrogó a la juez natural de la causa, Raquel Tassello. En representación de la parte acusadora actuaron el fiscal general Adrián Cabral y Sergio Romero por la querella.
En este contexto, el abogado de Velázquez solicitó su libertad y de manera subsidiaria que se aplique el inciso 1 del artículo 227 del Código Procesal Penal, es decir la permanencia continua en el domicilio, aclarando que se mantenga el permiso de salidas laborales que ya venía gozando el imputado.
Ni la Fiscalía, ni la querella se opusieron a la morigeración y prestaron consentimiento a la segunda parte del pedido, correspondiente al arresto domiciliario.
Hay que recordar que en la declaración que Velázquez prestó el 23 de noviembre aportó una serie de información de interés para la causa y llevó cierta claridad a los investigadores, quienes hasta ese momento tenían un relato que se acercaban más a la ficción que a la realidad y que lo tenía al liberado ayer como autor material del crimen, agravado por promesa remuneratoria y cuyo pago se creía había sido con el auto utilizado para cometer el hecho ocurrido el 25 de junio del año pasado.
En su defensa material, Velázquez explicó cómo fue que llegó a sus manos el vehículo y desentramó la maniobra que le habían preparado para convertirlo, con pruebas falsas, en supuesto asesino.
Su declaración coincidió con la que prestó días antes otro testigo que estaba en la casa de Miguel Angel González el día del hecho y el común denominador no fue otro que Sergio Andrés Solís. Por él se vieron involucrados sus amigos más íntimos, como el propio González, Santiago David Igor y Leandro Masquelt, aunque la onda expansiva llegó hasta José Gabriel Herrera.
EN LIBERTAD DE A UNO
En la apertura de la investigación, las calificaciones jurídicas escogidas por el acusador público llevaban adosadas el agravante de la promesa remuneratoria y la alevosía para los presuntos autores materiales, situación en la cual se ubicó a Velázquez y a González, ambos con prisión domiciliaria en la actualidad.
La menos gravosa fue para Igor, a quien se lo imputó por encubrimiento y no se pidió medida de coerción. Las otras fueron participaciones secundarias de homicidio agravado para Masquelet y Herrera. El primero, por problemas de salud mental, quedó a disposición del Juzgado Civil y se encuentra bajo tratamiento, mientras que el restante obtuvo desde el vamos permiso para trabajar y a los pocos días recuperó la libertad.
Todos, a excepción de la pareja compuesta por Nadia Kesen y Solís, fueron a su tiempo recibiendo beneficios, los cuales vienen siendo reiteradamente rechazados para la única mujer imputada en la causa, a quien se considera instigadora o autora intelectual. Mientras, el avance de la investigación permitió reunir pruebas en contra de Solís respecto de la presunta autoría material del hecho, con el objetivo de evitar que su novia viajara a España a discutir la tenencia de su hija con Expósito Moreno, fusilado en la fría noche del miércoles 25 de junio de 2014 cuando llegaba a su casa del 13 de Diciembre en compañía de su novia, Carolina Gayá.
La situación no deja de ser complicada para ambos y habrá que esperar hasta el 9 de febrero, cuando finalice la investigación, para conocer quiénes y cómo serán acusados para avanzar hacia el juicio oral y público.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico