Temen intento de fuga de cabecillas de "Los Monos" tras sobrevuelo de drones

Hace unos días, en inmediaciones del penal donde están alojados los jefes de la banda Ariel Máximo "Guille" Cantero y Jorge Emanuel Chamorro se advirtió el sobrevuelo de drones. Según las autoridades penitenciarias podría tratarse de un intento por visualizar las condiciones del lugar para una posible fuga.

Un llamado anónimo que alertaba sobre un presunto intento de fuga, el sospechoso vuelo de drones sobre el penal y un tiroteo en la puerta de la cárcel el fin de semana llevó a las autoridades del Servicio Penitenciario de Santa Fe a reforzar la seguridad en la Unidad Penal de Piñero, donde están alojados los cabecillas de la narcobanda "Los Monos", informaron ayer fuentes oficiales.
En tanto, el gobierno provincial ultima los detalles para que los principales integrantes de la banda sean trasladados a la órbita del Servicio Penitenciario Federal, tal como lo dispuso un juez federal rosarino en diciembre pasado, al procesar por narcotráfico a los cabecillas de esa organización, que seguían operando desde el presidio.
El último hecho que alertó a las autoridades locales, y uno de los más graves, se produjo el sábado a la madrugada cuando dos personas se acercaron con armas de fuego al penal de la localidad de Piñero, donde están alojados los jefes de la banda Ariel Máximo "Guille" Cantero (27) y Jorge Emanuel Chamorro (26).
"Personal del Servicio Penitenciario disparó desde las garitas exteriores al aire y les respondieron con fuego", dijo a Télam una fuente del Ministerio de Seguridad santafesino.
Según explicó ayer el titular del Servicio Penitenciario provincial, Pablo Cococcioni, los rumores sobre un posible intento de fuga de los integrantes de "Los Monos" comenzó el último día del año pasado, cuando estaba en pleno desarrollo la búsqueda de los hermanos Martín y Christian Lanatta y Víctor Schillaci, quienes se habían escapado de la cárcel bonaerense de General Alvear.
"Nos transmitieron un llamado desde el 911 el 31 de diciembre, indicando que una persona de manera anónima denunciaba que se estaría planeando una fuga masiva de la banda de Los Monos de la cárcel", dijo Cococcioni.
Por esa razón, el funcionario provincial explicó que se adoptaron "medidas preventivas", como el refuerzo de la seguridad interna del penal, de su perímetro y "se adoptó armamento de guerra en puestos de vigilancia".
Luego de ese episodio, hace unos días, advirtieron en inmediaciones del penal el sobrevuelo de drones que "no eran de juguetes sino profesionales", dijo Cococcioni, para agregar que podría tratarse de un intento por visualizar las condiciones del penal para una posible fuga.
Fuentes del gobierno santafesino explicaron a Télam que esos hechos se produjeron en momentos en que la cárcel "está en refacciones y la seguridad es más vulnerable" por el ingreso de personal de la construcción y de materiales.
Además, se está trabajando en la recuperación del sistema de cámaras de vigilancia de la unidad penal, que habían dejado de funcionar "desde vieja data", señaló una fuente con acceso a la seguridad penitenciaria.
Uno de los abogados de Cantero, Adrián Martínez, dijo a Télam que "se está generando un clima" para el traslado de su defendido a una prisión federal, tal como lo decidió la justicia federal a fines del año pasado.
Sin embargo, el letrado aclaró que "Cantero está detenido hoy por dos jueces provinciales, en una causa por asociación ilícita y otra por homicidio, y un juez federal no tiene autoridad sobre los provinciales" para determinar el traslado.
De todas formas, el juez federal rosarino Martín Bailaque procesó el 28 de diciembre pasado por narcotráfico agravado a Cantero, Chamorro y a otras 21 personas que supuestamente integran la banda de "Los Monos".
De acuerdo a la investigación, Cantero y Chamorro lideraban desde la unidad penal donde están alojados una organización dedicada al tráfico de estupefacientes, que era materializada por sus parejas y otros imputados.
En ese contexto, una medio hermana de "Guille" Cantero, Elizabeth (24), murió anteanoche luego de recibir "una paliza" en el Instituto de Recuperación de Mujeres de Rosario, donde estaba detenida acusada de maltrato contra sus dos hijos de 11 meses y 3 años.
Fuentes del caso dijeron que el hecho se produjo el domingo cuando supuestamente Cantero tomó por la fuerza a un bebé, hijo de otra reclusa, con intenciones de maltratarlo y fue rodeada por un grupo de internas que le dieron una paliza.
La joven murió anteanoche en un hospital público donde había sido internada y su cuerpo iba a ser sometido a una autopsia ayer para determinar la causa de la muerte, indicaron fuentes policiales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico