Temen que el efectivo estimule la venta "en negro"

La nueva disposición rige desde ayer a partir de la reglamentación emitida por la Secretaría de Comercio de la Nación, e implica que continúan vigentes los planes de financiación en 12 o 18 cuotas, aunque es obligatorio ahora diferenciar precios de contado y en cuotas. Mientras la Cámara de Comercio analiza ahora los detalles de la implementación, temen que el sistema aliente la venta en negro.

Así lo planteó Ariel Perez, referente de la entidad que nuclea a los comerciantes de Comodoro Rivadavia. El referente ponderó la medida por cuanto genera mayor transparencia, al sincerar costos financieros dado que los pagos en cuotas con tarjeta siempre generan un interés -del 18% al 25%- que en líneas generales es absorbido por el comerciante.
Ese costo de financiamiento es el que debe ser exhibido ahora en los precios, con lo que la diferencia del pago contado se hará evidente.
La medida nacional se denomina "Precios Transparentes" y difiere de una ley vigente con anterioridad, que determinaba la imposibilidad de diferenciar el precio de un producto según la forma de pago -aunque informalmente se aplicaba el "descuento" por pago en efectivo o débito-.
En ese correlato, Pérez planteó que la apertura de los costos de financiación generará más competencia en las operaciones porque justamente habrá diferencia con la compra en efectivo.

"EN LA CALLE SUCEDE OTRA COSA"
"Ahora se abren los precios y va a generar algunas cuestiones positivas, pero en la calle sucede otra cosa. Al haber tanto comercio ilegal, nuestro miedo es que la diferencia haga que la gente se incline a pagar en efectivo por esa diferencia y que eso genere mayor venta en negro, sin factura. Eso es una preocupación para nosotros porque nos interesa que haya igualdad de condiciones para todos" dijo, especialmente en rubros como indumentaria, ya que en electrónica, por ejemplo, dado el nivel de precios el consumidor opta por la financiación en cuotas.
La Cámara de Comercio analizaba ayer la reglamentación para poder poner en claro la implementación para los comercios de la ciudad, por lo que Pérez consideró que era demasiado pronto para evaluar de modo correcto la medida, subrayando que será necesario hacer un seguimiento.
"Nosotros queremos que haya mayor competitividad y comparación de precios, y con esta medida comparas manzanas con manzanas y peras con peras; y en el caso de poder diferenciar los precios el comerciante deja de tener que absorber el interés de la financiación que antes no podía trasladarse al cliente", planteó además.
Otro punto a tener en cuenta para el referente de los comerciantes es que el nivel de ventas actual es muy bajo, por lo que habrá que ver cómo impacta la medida en cada rubro, en relación a los criterios que podrán utilizarse para diferenciar esos precios de contado con los de tarjetas en cuotas.
"Los niveles de venta hoy están por el piso y muchas veces el comerciante para seguir vendiendo absorbe costos. Hay que ver entonces de qué manera diferencian los precios: vos podes diferenciar con un 20%, o con un 2% más, porque eso no está establecido" explicó.
Finalmente, añadió que el objetivo de programas como Ahora 12 o 18 era mantener el consumo. "La gente tiene poca plata en el bolsillo y lo que hace es comprar en cuotas. Lo que hace el gobierno ahora es la apertura de precios", concluyó Pérez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico