Terremoto: Ecuador privatizará empresas para poder financiar la reconstrucción

El presidente Rafael Correa manifestó que con los activos de la venta del Banco del Pacífico y de Sopladora, la tercera usina hidroeléctrica del país, se podría reemplazar el aumento de la alícuota del Impuesto al Valor Agregado, de 12 a 14 por ciento, dispuesto en forma temporal, por un año, con el objeto de recaudar dinero para financiar la reconstrucción de las zonas asoladas por el sismo.

El gobierno de Ecuador privatizará al menos dos empresas estatales para financiar la reconstrucción de Manabí y Esmeraldas, dos de las zonas más afectadas por el terremoto que azotó el país el 16 de abril y dejó 650 muertos, anunció el presidente Rafael Correa.
El mandatario reveló la voluntad de vender el Banco del Pacífico y Sopladora, que es la tercera usina hidroeléctrica del país, al emitir su programa semanal de radio desde Portoviejo, una de las ciudades más devastadas por el sismo.
"Tenemos que transformar esa riqueza en liquidez; si resulta esta venta podemos obtener miles de millones de dólares", dijo.
Detalló que las autoridades están valuando los activos del Banco del Pacífico para ponerlo a la venta y destacó que la construcción de Sopladora, que demandó 900 millones de dólares, tiene un avance de 98 por ciento.
Agregó que el producto de la venta de esos activos permitirá reemplazar el aumento de la alícuota del Impuesto al Valor Agregado (IVA), de 12 a 14 por ciento, dispuesto en forma temporal, por un año, con el objeto de recaudar dinero para financiar la reconstrucción de las zonas asoladas por el sismo.
Correa agregó que también analiza abrir a capitales privados otras cuatro compañías que están en manos del Estado: la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), la transportadora por mar de hidrocarburos Flopec, la aerolínea Tame y la textil Fabrec.
También mencionó dos canales de televisión cuyos patrimonios están valuados en 25 y 50 millones de dólares, que fueron incautados por su gobierno y están a la venta.
Pero advirtió que, como pertenecieron a los propietarios de un banco quebrado, "cada vez que hay un interesado, hay amenazas de que van a enjuiciar a los que quieren comprar y asustan a los interesados".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico