Testimonios y pruebas comprometen aún más a Lamonega

Marisa Santos escribió en un cuaderno de trabajo que el vínculo con Lamonega estaba agotado e hizo referencias a la mala relación que sus hijos, Lucas y Victoria, tenían con el acusado. Asimismo, se confirmó la presencia de sangre, en los pedales de la camioneta Kangoo, que Lamonega, manejó. Mañana, están convocadas a declarar dos hermanas de Marisa.

En el día de hoy se llevó a cabo una nueva jornada del juicio oral y público contra Claudio Lamonega único imputado por los homicidios de su pareja Marisa Santos (48) y de los hijos de la mujer, Victoria (17) y Lucas Ramis (15), ocurridos el 23 de noviembre del año pasado.

En esta oportunidad, una de las primas de Marisa Santos presentó como prueba la bitácora de trabajo, que la víctima escribió desde el año 2010, cuando cursaba su carrera de coaching ontológico. La testigo, explicó que las anotaciones diarias en un cuaderno de trabajo, correspondían a la tesina, que debían preparar para sus futuras tareas de ayuda a personas o instituciones, que atravesaban situaciones problemáticas. En las anotaciones se encuentran algunos párrafos dedicados a sus vivencias diarias.

En ese cuaderno, Marisa escribió detalles de su relación con el acusado: "cuando le pregunto a Claudio si me ama, me dice que me odia y que está conmigo por comodidad". En otro párrafo, resaltó: "la relación no da para más"; y agregó "yo, que todo lo puedo... no puedo nada".

Estas pruebas se suman a los testimonios de familiares que declararon que Lamonega era "violento y manipulador" y que Marisa fue víctima de violencia de género. "Quienes fuimos víctimas de violencia de género, podemos identificar en un gesto, una mirada, el golpe en la puerta, los cambios de personalidad; si estamos ante la presencia de una persona celosa y manipuladora. Claudio, tenía todas esas características", confirmó también la testigo hoy.

Por otra parte sostuvo que "a Marisa, a mi tía y a dos de sus hermanas, unos meses antes de los hechos, le comenzaron a llegar mensajes de texto, en los que se daban a conocer situaciones de la intimidad familiar. Esto generó un distanciamiento entre ella y Daniela, pero antes de los crímenes, la relación se había recompuesto".

En este sentido, también declaró una amiga de Marisa, que brindó su testimonio desde la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, mediante el sistema de video conferencia. Confirmó que la víctima había recibido estos mensajes, revelando secretos familiares. También relató que en una oportunidad, Marisa le contó que le habían dejado una bombacha, color roja, colgada del picaporte de la puerta de su casa.

En otro episodio, por debajo de la puerta le pasaron un papel con el número de un teléfono celular. Al llamar, la víctima se comunicó con un hombre de Trelew, con quien había tenido una relación de noviazgo, en su adolescencia. "Estas situaciones, le daban mucha impotencia", refirió la testigo.

Por su parte, la profesional del Gabinete de Criminalísticas, confirmó que el reactivo químico pulverizado, sobre los pedales de la camioneta Kangoo, tuvo una reacción positiva. Esto significa, que en ese lugar, se detectó la presencia de hierro en la hemoglobina de la sangre.

Por último, para mañana fueron convocadas a declarar dos hermanas de Marisa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico