Tiene 13 años y será madre por segunda vez

La menor, que vive en una zona rural, tuvo un bebé el año pasado y está nuevamente embarazada. Desde la escuela a la que asiste advirtieron sobre su situación porque creen que ambos hijos son fruto de abusos sexuales por parte de su padrastro.

El hecho ocurrió en la localidad santafesina de María Teresa, donde una nena de 13 años dejó de ir a la escuela porque está embarazada. La misma menor tuvo un bebé el año pasado y se cree que en ambos casos los embarazos se dieron en el marco de un abuso sexual por parte de su padrastro.

La madre de la chica primero se negó a denunciar el hecho, pero luego lo hizo ante la sospecha de que su nieto sea hijo de su pareja.

El aberrante caso involucra a tres mayores y se está investigando como abuso sexual, más allá de que hayan sido consentidas algunas de las relaciones.

La nena vive en la zona rural de María Teresa junto a su mamá de 32 años, su pareja y una hermana de 11 años que se investiga si no pudo haber sido también víctima de algún abuso.

Fue la docente de la menor la que alertó al equipo sociosanitario comunal sobre el embarazo y fueron los profesionales los que iniciaron entrevistas familiares para determinar si hubo abuso.

Lo curioso fue que la madre sostuvo que su hija no había sido abusada ya que tenía novio y que vivía en la zona rural y cerca de ellos, por lo que la familia desistió de iniciar acciones penales contra el presunto padre ya que pese a ser mayor de edad "no estaba incurriendo en ninguna violación".

Sin embargo, algunos familiares sospechan que el bebé que tuvo el año pasado sea de su pareja, ya que los tiempos biológicos no concuerdan y lo habría conocido después de haber quedado embarazada.

La fiscal de la causa, Paula Borello, ordenó un ADN al bebé de meses y otro para el que está en curso para dilucidar cuál de los mayores es el padre.

Según publica La Capital, para Borello "el caso se está investigando como abuso y a instancias de lo informado por la docente".

La fiscal ordenó una serie de entrevistas "en función del entorno familiar y sociocultural de la nena y de cómo viven este tipo de situaciones, que para ellos al parecer es totalmente normal o por lo menos lo tienen naturalizado". A las autoridades les llamó la atención la reacción de la nena ante las preguntas, y sus respuestas.

"Lo que sucede es que por más que hayan sido consentidas, si la nena tenía 12 años y la otra persona es mayor, estamos hablando de un abuso sexual", dijo Borello.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico