Tiene 84 años y denunció a su mujer en la Policía por "abandono de persona"

Rupercio Delgado González denunció ante la Policía de Mosconi a su mujer -con la que convivió 39 años- por "abandono de persona", luego de que lo echara de la casa porque "ella se encuentra en pareja". El hombre dice que ahora duerme en su auto, padece diabetes y no puede caminar porque tiene trombosis en las piernas. Pide a las autoridades judiciales y de la Municipalidad que tomen cartas en el asunto y le restituyan su vivienda.

Rupercio Delgado, conocido vecino del barrio 25 de Mayo que a finales de los 80 supo ser un referente de esa barriada ante las autoridades municipales, denunció el 30 de noviembre del año pasado a su mujer ante la comisaría de Mosconi, por "abandono de persona".
El hombre, de nacionalidad chilena y con conocimientos de técnico constructor, desde junio del año pasado que deambula entre las casas de sus amigos y sus hijos, durmiendo en su vehículo porque -según denunció- "mi mujer, María Oviedo, me echó de la casa porque ella se encuentra en pareja y a esa nueva pareja no le gusta que yo vaya a mi casa".
Rupercio contó que trabajaba en la construcción de una propiedad de uno de sus hijos en Trelew, en la que pernoctaba y que una vez al mes volvía a su casa del barrio 25 de Mayo a dejarle comestibles y darle dinero a su mujer para que abonara las boletas de servicios, hasta que "me botaron por inservible".
Rupercio dejó constancia ante la Policía de que se retiraba de su casa que adquirió en 1984, aunque no cuenta con boleto de compra-venta y el vendedor falleció. Expuso que su mujer y el hijo que ambos tienen en común ante su ausencia habían comenzado con los trámites para poner la vivienda a nombre de ella, trámite que ahora exige sean dejados sin efecto.
Delgado sufre de una discapacidad en las piernas y de diabetes, por lo que exige la devolución de su vivienda que –sostiene- pagó toda la vida. Por eso les pide a las autoridades judiciales y de la Municipalidad que tomen cartas en el asunto. Confiesa que ya le han advertido algunos representantes judiciales que no es delito lo que sufre sino un "problema familiar". Pero se pregunta: "¿que se deshagan de usted no es delito"?".
Por eso espera que su mujer, de 70 años, le restituya la casa.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico