Tiene una condena en suspenso y al ser detenido con un arma aseguró que volvía de comprarla

Tras una persecución por el barrio Abel Amaya, personal de la Seccional Tercera aprehendió en la madrugada de ayer a un motociclista que llevaba un pistolón de doble caño con municiones. El detenido, Roberto Grillo, compareció ante el juez. Para desligarse afirmó que el arma era de su acompañante -quien fue sólo identificado, pero no detenido- y que la habían ido a comprar cuando los sorprendió la policía. El juez Martín Cosmaro le recriminó que evidentemente no entendió nada sobre los requerimientos de una pena condicional y le advirtió: "va a tener que pensar cómo se va a manejar en la vida de acá en adelante". Lo dejó en libertad con presentaciones semanales ante la Justicia.

Roberto Grillo (34) fue detenido ayer a las 2:30 cuando, según la imputación, intentó descartar un pistolón con municiones en medio de una identificación policial realizada por efectivos de la Seccional Tercera.
El móvil 648 volvía de un requerimiento en un domicilio de la extensión del Abel Amaya cuando los agentes observaron que un motociclista realizó una maniobra peligrosa. A bordo de la motocicleta viajaban dos ocupantes. Los policías se acercaron para labrarle una infracción de tránsito e identificar a los ocupantes y estos emprendieron la fuga.
La persecución se extendió hasta Congreso al 1.000 en donde el conductor de la motocicleta, según la policía, arrojó el pistolón que al caerse se desarmó. Allí fue detenido.
Ayer en la audiencia de control de detención Grillo fue llevado ante el juez Martín Cosmaro para ser imputado por la funcionaria de fiscalía Camila Sánchez Almirón del delito de tenencia ilegitima de arma de fuego de uso civil en calidad de autor.
Grillo, asesorado por el defensor público Ariel Quiroga, fijó domicilio en el barrio Centro y accedió a declarar ante el juez y dijo que el arma de fuego la llevaba su compañero. Dijo que habían ido a comprar el arma de fuego a otra persona cuando los sorprendió la Policía.
Sánchez Almirón informó al juez que Grillo cuenta con una condena condicional de tres años en suspenso desde mediados de 2015. Es por robo agravado y también registra una suspensión de juicio a prueba.
La pena que tenía Grillo era condicional y de esa manera la funcionaria fiscal remarcó su reiteración delictiva y desaprensión a la norma legal.
La representante de la fiscalía solicitó que se declare legal la detención por la flagrancia del delito. Dejó en claro que si se confirman las pericias de aptitud del arma de fuego en los próximos días, Grillo deberá afrontar una expectativa de pena de cumplimiento efectivo.
Incluso Sánchez Almirón comentó que Grillo tampoco cumplió con las presentaciones ante el patronato de control de pena aunque faltan las constancias de dichos incumplimientos.
Planteó los peligros procesales de fuga y de no someterse a proceso.
Ante las dos versiones contrapuestas -la policía sostiene que Grillo era el que portaba el arma, y Grillo dice que la llevaba su acompañante- el defensor pidió que se investigue para determinar la autoría, y solicitó que se rechace la prisión preventiva y que subsidiariamente cumpla con presentaciones semanales ante la Oficina Judicial.
De esa manera, Cosmaro pasó a resolver y dijo que ante el relato del hecho no hubo controversias en cómo fueron las circunstancias.

CON CONDENA
EN SUSPENSO
Al expedirse sobre la medida de coerción, Cosmaro le dijo a Grillo: "usted tiene una condena de tres años en suspenso. Se ve que usted no entendió nada de la pena condicional, usted no puede volver a cometer delitos".
El juez remarcó que Grillo dijo que fue a comprar un arma y que trasladaba el arma de madrugada, "desobedeciendo la primera cuestión que se le planteó": no volver a cometer delitos. "Evidentemente esto es algo que usted no tiene que hacer", le recriminó y explicó que no se puede desconocer que Grillo tiene una condena firme y que de recaer nuevamente una pena sería de cumplimiento efectivo y se sumaría a la pena condicional.
Compartió el argumento de la fiscalía en el peligro procesal de fuga y resaltó las características del hecho, dado que "el comportamiento del primer requerimiento es no volver a cometer un nuevo delito".
Por eso Cosmaro, lo reprendió a Grillo en la sala de audiencias y le dijo: "va a tener que pensar cómo se va a manejar en su vida de acá en adelante" y a la vez asesorarse con su abogado defensor sobre las normas a las que se debe sujetar ante una pena condicional.
El juez decidió dictarle una medida sustitutiva a Grillo y en vez de la prisión preventiva solicitada por la Fiscalía estableció presentaciones semanales ante la Oficina Judicial.
Mientras dure el proceso preliminar de la investigación, durante dos meses, Grillo deberá presentarse los viernes de 8 a 13 ante la Justicia.
Cosmaro declaró legal la detención, formalizó la investigación y decretó la libertad del imputado.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico