Tiraron abajo el Centro Tradicionalista Martín Fierro de Ciudadela

Las instalaciones del Centro Tradicionalista Martín Fierro de Ciudadela fueron derribadas ayer por máquinas municipales que actuaron por una directiva expresa de Tierras cuyo titular, Alberto Parada, aseguró que el lugar no estaba en condiciones y que en el mismo se habilitará próximamente un complejo deportivo. Desde la institución se acusó al municipio de obrar con "premeditación y mala fe".

Máquinas municipales derribaron ayer a la mañana las precarias instalaciones del Centro Tradicionalista Martín Fierro de Ciudadela que tiene 52 años de existencia, es el más antiguo de la región y uno de los más añejos del país.
La actuación municipal es el desenlace de un enfrentamiento y claro distanciamiento que hace años el Centro tiene para con el municipio que, por otra parte, no reconoce a sus autoridades ni a quienes, en sintonía, tenían estrecha relación con una de las dos vecinales que hasta no hace mucho se atribuían la representación del barrio.
En diálogo con FM Del Mar, el presidente del Centro, Hugo Gallego, señaló que "cuando llegué al lugar ya no se podía hacer nada porque ya habían tirado todo abajo. Me dio mucha bronca y lástima porque también se fomentó a que la gente se lleve las pocas cosas que teníamos adentro".
Gallego aseguró que "el municipio, por problemas o diferencias políticas, tiró abajo más de 50 años de historia. Todo esto pasa porque nosotros somos de 'otro palo', digamos, pero eso no los autoriza a derrumbar nuestro Centro, que es uno de los más antiguos del país".
El dirigente tradicionalista comentó que el derribo de las instituciones le hizo subir la presión y que por esa razón, en función de consejos médicos y familiares, recién mantendrá una reunión con los suyos "mañana o pasado. La mala sangre ya me la hice, pero esto no va a quedar así; seguramente haremos alguna protesta".
Gallego no solo condenó la destrucción, sino también lo que consideró un pillaje organizado o fomentado. "Es vergonzoso lo que hicieron porque, además, lo hicieron por atrás, sin avisar nada. No nos dejaron ni reaccionar, ni sacar las pocas cosas que teníamos adentro. Tiraron todo abajo y le decían a la gente que se lleve lo que quisiera".
"El problema es que nosotros nunca estuvimos con ningún gobierno, pero todo se agravó con la anterior gestión, donde (Néstor) Di Pierro nunca nos atendió y con ésta, donde (Carlos) Linares nos recibió una sola vez y luego nunca más. Pese a todo, el Centro siempre organizó solo sus actividades, sin pedir nada. Nos prometieron un comodato de la tierra que nunca llegó, y ahora nos hacen esto de manera traicionera", completó.

UN GALPON ABANDONADO
El secretario de Tierras del municipio, Alberto Parada, no quiso entrar en polémica con las autoridades del Centro Tradicionalista, pero aseguró que lo que se derrumbó "fue un galpón abandonado", ya que "hace cuatro años que se les había sacado la tierra".
El funcionario dijo a El Patagónico que "en este galpón tenían a una persona cuidando que vivía en condiciones realmente muy precarias, que murió hace poco" y justificó el derribo en esas condiciones y que en el lugar "se terminaba juntado gente non sancta".
Respecto a la actividad del Centro, Parada advirtió que "solo se usaba en noviembre", para el Día de la Tradición, y que "ni siquiera tenía electricidad. En lugar de este galpón abandonado, lo que vamos a hacer aquí es un espacio deportivo y un paseo aeróbico que realmente sea útil para el barrio".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico