Tiraron una bomba molotov y un auto se redujo a cenizas

Hugo Olenik de 25 años, es de Esquel pero hace un año que vive en Comodoro con su mujer y sus dos pequeños hijos. Esta madrugada, escucharon el estruendo de una bomba molotov y al salir vieron cómo su auto se consumía en llamas. "Lo material no se puede recuperar, pero lo importante es la familia", consideró el joven panadero que asegura que fue intencional

Cerca de las 4.50 de este sábado en las calles Las Violetas y Los Jazmines del barrio San Martín, tuvo que acudir una dotación de bomberos del Destacamento 1 y personal de la seccional Séptima por el incendio de un vehículo.

El propietario del Peugeot 405 es Hugo Olenik de 25 años, vecino del barrio San Martín, que llegó desde Esquel hace un año con su familia a la ciudad petrolera.

"Como yo vendo pan, me levanté a hacer la masa como todos los días. A las 4.30 me estaba cambiando y aparece mi vecino corriendo, gritándonos, que nos habían prendido fuego el auto. Salimos y ya no podíamos hacer nada, estaba envuelto en llamas", lamentó Hugo a El Patagónico.

En ese momento, a raíz del llamado de uno de sus vecinos, llegó la policía y los bomberos para apagar el incendio, que "fue intencional", afirmó.

"No tenemos a nadie registrado, llegamos de Esquel, este mes se cumple un año y no tenemos conocidos acá", señaló. En cuanto a las sospechas de quién pudo originar este incendio, Hugo dijo "el vecino nos dijo que escuchó un auto, voy a hacer la denuncia aunque no tengo a quién denunciar, no conozco a nadie".

Mientras veían cómo el fuego consumía el vehículo, sus pequeños hijos gritaban desesperados: "se quemó el auto papá, se quemó el auto", relató Olenik quien dijo que ayer a la tarde habían lavado el auto con sus niños luego de la lluvia.

A pesar de la bronca e impotencia de no contar más con su auto, el joven reflexionó y rescató lo positivo de la situación: "lo material no se puede recuperar, lo importante es la familia, siempre está primero y estamos todos bien".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico