"Todo puede conseguirse en la vida", aseguró 'Nole'

El tenista serbio Novak Djokovic, quien ayer se consagró campeón en Roland Garros, el único Grand Slam que le faltaba conseguir en su carrera, aseguró que "todo se puede conseguir en la vida" y además comentó que lograr los cuatros torneos más importantes del circuito profesional en un mismo año "es un objetivo posible".
"No quiero ser arrogante, pero todo puede conseguirse en la vida. El hecho de haber ganado hoy me ha dado tanta alegría, me ha colmado, que sólo puedo disfrutar", declaró el número 1 en conferencia de prensa luego de su triunfo sobre el escocés Andy Murray por por 3-6, 6-1, 6-2 y 6-4.
"No pienso en otra cosa, pero pronto habrá que pasar a la hierba y ver si puedo ganar los cuatro en el mismo año", añadió 'Nole', quien este año ya se coronó como el mejor en el Abierto de Australia (venció a Murray por 6-1, 7-5 y 7-6 -3-), y todavía debe afrontar Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos.
Además, el jugador balcánico, quien ayer sumó su título número 12 a nivel Grand Slam, habló sobre la importancia de ser contemporáneo de sus colegas Rafael Nadal y Roger Federer y cómo eso influyó para "ser más fuerte".
"Nadal y Federer me han obligado a mejorar. Esa rivalidad ha sido esencial para el deporte. Ellos dominaban cuando Andy (Murray) y yo llegamos. Antes no estaba contento de haber coincidido con ellos, pero luego me dije que había que mejorar, ser más fuerte para ganarles, luchar contra esos dos grandes campeones y eso hizo que mi nivel se incrementara", señaló el tenista de 29 años.
Por último, Djokovic hizo un análisis sobre su triunfo de ayer ante Murray y al respecto sostuvo que pudo ir "mejorando" con el correr de los sets, además de haber hecho "un gran partido".
"Me he dicho que necesitaba tiempo para encontrar mi ritmo. Luego mi tenis ha ido mejorando, he sido más agresivo y hecho un gran partido. Al entrar en la pista me he dicho que tenía que darlo todo para ganar ese partido", opinó.
"En el cuarto set ya no sentía presión, quizá me lo he tomado un poco a la ligera, no he puesto la intensidad necesaria y él se ha conectado de nuevo al partido", agregó.
"En ese momento me sentía tenso, nunca había tenido tan cerca el trofeo. Tenía que concentrarme en cada golpe. Ni siquiera ahora me acuerdo de la última bola. Ha sido como si mi espíritu diera los últimos golpes, no mi cuerpo, como si yo estuviera en el exterior", concluyó el mejor tenista del planeta de la actualidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico