Todo sobre "sexomnia": el sonambulismo erótico

El olvido y la incredulidad son las dos reacciones principales ante la sexomnia, un trastorno del sueño relacionado con las conductas sexuales. Al igual que el sonambulismo y los terrores nocturnos, este cuadro pertenece al grupo de las parasomnias, es decir, aquellos episodios que ocurren cuando la persona duerme.

En este trastorno los pacientes duermen en un sueño no REM, es decir que no sueñan y no recuerdan nada de lo acontecido. Cuando el episodio es aislado, los pacientes no siempre llegan a la consulta. Lo mismo pasa con aquellos que viven solos, ya que el trastorno suele detectarse por la pareja de los afectados.
Luego de que al paciente se lo somete a un profundo estudio neurológico, se lo trata con terapia sexual. Y según aclaran los médicos tratantes, los afectados suelen sentir sorpresa ante sus reacciones nocturnas, aclararon fuentes médicas a DocSalud.com.
El funcionamiento del cerebro durante la sexomnia es similar a la del dormir común o la de un sonámbulo cuando se levanta y arranca a caminar, lo que en terminología inglesa se conoce como sleepwalking. A su vez, el examen detecta la presencia de un sueño no REM.
En casos ideales, el experto indica que esta prueba debe estar acompañada por una videopolisonografía, es decir, una grabación de los movimientos realizados por el paciente durante ese lapso de tiempo. Si bien durante ese tiempo registrado el paciente puede no realizar conductas de tipo sexual, la cinta registrará con efectividad la presencia de movimientos lentos característicos de las parasomnias.
El abordaje de esta afección está en progreso e involucra a varias disciplinas. Por ejemplo existen ensayos clínicos con el psicofármaco escitalopram. Pero para profundizar en el origen de estos episodios, se indaga a los pacientes desde una terapia psicológica.
Este trastorno requiere más exploración pero sí se conoce que es más prevalente en hombres que en mujeres y, en especial, en aquellos que hayan tenido antecedentes de sonambulismo o terrores nocturnos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico