Todo tiene un tiempo bajo el sol

"Si no hay ideas para discutir, discutamos otra cosa". Ese parece ser el lema de Guillermo Quiroga, el secretario general electo de ATE.

Me verás volver
Dejó la gestión el 10 de diciembre y desde entonces es fácil verlo caminando en el centro, como cualquier otro vecino, lejos de las declaraciones públicas o los posicionamientos políticos. Sin embargo, y acompasado por la interna partidaria que ya tiene una primera fecha el 30 de abril, Martín Buzzi volvió a poner un pie en la escena. Fue el viernes, cuando en vísperas a la conmemoración del 2 de abril participó de la Marcha de las Antorchas, primero, y de la Guardia de las Estrellas después. Quienes llegaron temprano a la concentración en el Comando, lo vieron salir de la oficina privada del icónico edificio junto a Carlos Linares, aunque después adoptó un lugar absolutamente secundario en la caminata, y no participó del acto central al día siguiente.

"Están hablando de faso"
"Si no hay ideas para discutir, discutamos otra cosa". Ese parece ser el lema de Guillermo Quiroga, el secretario general electo de ATE, que en un intento de embestida contra su adversario, Edgardo Hompanera, lo acusó de "falopero".
"Ayer (por el lunes), cuando no lo dejaron entrar en la reunión con los Auxiliares de la Educación, estaba afuera fumando un porro, revisen el video de Canal 3, se está fumando un porro, chiquitito, arrugadito, los que conocen de esto saben de qué estoy hablando", dijo en una entrevista de un canal valletano que remató afirmando que Hompanera "es un delincuente, un mitómano, un psicópata, y ayer estaba falopeado. El es un sector de ATE, es un afiliado, y vamos a ver si sigue siendo afiliado de ATE en el futuro", amenazó, dejando clarísimo que lo de él no son las drogas blandas.

Aburridos
La gestión no es para cualquiera, eso es sabido. El problema es que en el Concejo Deliberante local ya hay un grupo de "arrepentidos" de haber dado el salto a la función pública. Es que acostumbrados a desarrollarse en otro ámbito, debutaron en diciembre con una impronta resolutiva y ágil, y ni bien inició el período ordinario cayeron en la cuenta de que en ese nivel se requieren no menos de siete reuniones de comisión para avanzar en un renglón de un proyecto, literalmente.
El tema es que esa no solo es la mecánica habitual del Legislativo, sino que además el grupo que quiere "surfear" los temas convive con los que prefieren hacer la plancha, a la espera de que la marea decante sola o alguien toque el silbato para entrar en acción.
El trío de concejales aburridos, que coincide diariamente en una oficina a lamentarse de los largos tiempos improductivos a los que están sujetos, decidió por estos días avanzar en la organización de un partido de futsal que se jugará sin arqueros, como para poder revivir siquiera por un momento la maravillosa sensación de definir.

Como Alé
La interna por la dirección del Hospital Regional protagoniza la novela rosa de los últimos días y sumó varios capítulos el viernes con el retorno a la ciudad de Gustavo Guerrero, el ex director que se siente traicionado con la designación de Javier Cisneros en su reemplazo. Los relatos de todas las partes tienen fisuras, dado que coinciden en que se habían liberado las actuaciones administrativas para dejar a Cisneros como director a cargo hasta que Guerrero retornara de su licencia matrimonial, pero las discrepancias vienen con las fechas: para el Ministerio de Salud y la Dirección de Hospital esa cobertura sólo se extendía hasta el 18 de marzo y de allí la resolución provincial designando el reemplazo, y para el vacacionante simplemente "se perdieron los papeles", aunque de haberse perdido, cómo es que la cobertura hasta esa fecha estuvo prevista.
Más allá de las cuestiones institucionales, lo llamativo del caso es la carga emocional que Guerrero le puso a la situación, hablando ante todos los micrófonos de traiciones, camas y conciliábulos para desplazarlo, y poniendo como blanco a su "amigo" Cisneros, a quien echó en cara que fue uno de los invitados de honor a su reciente boda. El desborde dejó pensando a varios por estos días, por las similitudes del caso con el "brote" que sufrió Matías Ale en cuanto decidió contraer enlace.

PRO-blemas
La estructura chubutense del PRO lleva apenas nueve meses de haberse constituido como partido político en la provincia y ya acumula todas las mañas de cualquier fuerza de esas de las que pretendían diferenciarse. La designación de Ignacio Torres en PAMI no hizo más que abrir nuevos cuestionamientos internos, al achacarle que como titular de la fundación Pensar en Chubut desde hace tres años no hizo más que abrir una sede en Trelew y una en Madryn desde las que no se generó ningún proyecto político ni se contribuyó a la plataforma de los candidatos de 2015, con lo que solo sirvió de plafón para acceder a un cargo público.
En línea paralela, se cuestiona también la autoridad de Daniel Laudonio a nivel partidario, dado que ya caducó la licencia que tras las PASO había tomado de la presidencia Oscar Ayestarán, que debe retornar a la conducción provincial desde una línea que promueve la reforma de la Carta Orgánica partidaria y la convocatoria a internas.
Este contexto que suma tantas peleas como referentes, determina que desde la estructura porteña, la más fuerte del partido, se mire a Chubut como el distrito más problemático.

El alma de la fiesta
La comunicación, se sabe, es un eje fundamental en los niveles institucionales donde la necesidad de coordinar horarios, actividades y proyectos es el abc de la prolijidad. En ese sentido, proliferan los grupos de Whatsapp mediante los que funcionarios y concejales compatibilizan agendas, más o menos inclusivas, según quién
administre cada grupo.
Sin embargo, uno de los bloques del Concejo Deliberante se replantea por estas horas la efectividad del medio, o la posibilidad incluso de crear un manual de usuario y hacérselo llegar a aquellos que parece no entienden del todo la funcionalidad del mismo. Es que mientras la alarma del grupo suena cuando uno de los integrantes da aviso de un horario a cumplir o convoca al bloque, hay una concejal que por el mismo medio avisa que se fue de compras, que ya puso los ravioles, o que en ese momento no puede llegar a la cita porque está jugando el club de sus amores. Incluso se "descuelga" compartiendo imágenes graciosas o subidas de tono, de esas que descolocan al resto del equipo en el medio de un evento familiar, un sábado a medianoche.

Paralelos
Claro que la existencia de "grupos" no está supeditada solo al Whatsapp, sobre todo en el Ejecutivo comodorense, donde a nivel interno se habla de dos municipalidades en función de las diferencias que desataron los personalismos de algunos funcionarios que buscan posicionarse con prisa, como si la gestión solo durara un semestre.
La situación genera chisporroteos varios sobre todo al momento de solucionar cuestiones ríspidas, ya que un sector intenta avanzar en un sentido y rápidamente hay que pegar el volantazo y volver sobre sus propios pasos cuando desde el sector que supone tiene manejo político cree que el camino no es el conveniente, sobre todo a su propio criterio. Así, se generan órdenes y contraordenes que afectan incluso al Concejo Deliberante, donde sin ir más lejos la semana que pasó se ofrecieron las soluciones para el problema del TEG y los becarios, un protagonismo que no cayó bien en algunos sectores del Ejecutivo, que rápidamente intentó hacer propio el avance.
A este esquema no escapa el dato de que la semana que pasó debutó la dupla Juan Pablo Luque–Abel Boyero como pareja de gestión en un viaje rápido a Buenos Aires. Mientras algunos señalan la naturalidad del hecho en los roles de cada uno, otros celebran la decisión del viceintendente de levantar el perfil adrede, desmarcándose de algunas estrategias de la "otra" Municipalidad de desdibujarlo un poco.

Cubano
En ciertos círculos íntimos al senador Alfredo Luenzo lo llaman, o llamaban, "El cubano" por la vehemencia que ponía al hablar bondades del país caribeño. Incluso contó siempre con orgullo que supo ser testigo directo de los largos discursos de Fidel Castro en el teatro de La Habana. Pero el miércoles el hombre votó a favor de los fondos buitre con el argumento de la "ética de la responsabilidad", comparándose con aquel Alfonsín de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Un día más tarde dijo que a él no lo mandan ni Massa ni Das Neves. Que lo hizo con libertad de conciencia.

Agitando
La semana que pasó, con la falta de bonos del Transporte Educativo Gratuito como problemática en la ciudad, todos los periodistas comodorenses recibieron el aviso de que los estudiantes del Perito Moreno se mantenían concentrados en el colegio, pidiendo cobertura de prensa para hacer público el reclamo, aunque bastó que todos los movileros llegaran al lugar para confirmar que los estudiantes estaban tranquilos y en clase.
Sin embargo, 48 horas más tarde los chicos tomaban la calle en movilización reclamando los bonos y lograron incluso una reunión con Concejales en la que se llegó a la solución temporal de poder acceder al pase gratuito exhibiendo el certificado de alumno regular. Ese mismo día, desde el perfil de Facebook de la Regional Sur de ATECh se publicó una calurosa felicitación a los chicos "que tomaron la calle en reclamo del Teg".
"Como ATECh, acompañamos a los chicos, orgullosos en esta lucha. Nos ponemos desde ya a disposición para coordinar futuras acciones por este y los demás reclamos que nos unen" subrayaba el posteo. El dato sería anecdótico de no ser que quien había convocado a la prensa dos días antes para avisar del supuesto conflicto no fue otro que el ex referente de los docentes, Carlos Magno.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico