Toma de rehenes en Bangladesh terminó con 20 muertos y 6 terroristas abatidos

La mayoría de las víctimas fueron masacradas con armas blancas. Además, dos policías murieron el viernes en los combates contra los atacantes que estaban fuertemente armados.

Hombres armados mataron a veinte extranjeros, la mayoría italianos y japoneses, en un restaurante en Daca, capital de Bangladesh, en una toma de rehenes que terminó tras más de once horas y que fue reivindicada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).
La toma de rehenes culminó tras el asalto de las fuerzas de elite de Bangladesh, que dieron muerte a seis secuestradores.
Los islamistas extremistas habían lanzado un ataque en este restaurante ubicado en un barrio exclusivo de la capital de Bangladesh, frecuentado por diplomáticos y extranjeros, tomando a varios rehenes. El ejército anunció que la mayoría de víctimas son japoneses e italianos.
Tras el asalto de las fuerzas de seguridad, la primera ministra Sheij Hasina dijo que el país está "determinado a erradicar el terrorismo" en este país de mayoría musulmana. El gobierno niega que el EI esté presente en Bangladesh.
Los sobrevivientes contaron que los secuestradores separaron a los nacionales de los extranjeros antes de perpetrar los asesinatos, una matanza que terminó 11 horas más tarde con un asalto de las fuerzas de seguridad.
La mayoría de las víctimas fueron masacradas con armas blancas. Además, dos policías murieron el viernes en los combates contra los atacantes, que estaban fuertemente armados.
"Encontramos 20 cuerpos. La mayoría murieron brutalmente por armas cortopunzantes", dijo el portavoz militar Nayeem Ashfaq Chowdhury.
Los comandos antiterroristas rescataron a 13 rehenes, tres de ellos extranjeros, en la intervención de rescate durante la cual murieron seis atacantes. Un séptimo atacante fue arrestado, según el ejército.
Durante el asalto lanzado por las fuerzas de seguridad se escucharon nutridos disparos. Ocho rehenes fueron rescatados al inicio de la operación.
Los atacantes irrumpieron en el restaurante al grito de "Allahu Akbar" (Ala es grande), abriendo fuego y usando explosivos.

"CON EXPLOSIVOS Y GRANADAS"

El grupo Estado islámico reivindicó rápidamente el ataque, según un comunicado de la agencia Amaq, vinculada a la organización extremista. La agencia difundió fotos de cuerpos yaciendo en charcos de sangre, pero éstas no pudieron ser autentificadas.
"Entraron (al restaurante) con explosivos y granadas", relató el chef argentino Diego Rossini, quien pudo escapar por los techos.
"Tengo mucho miedo sinceramente, la mitad de los cocineros se metieron en un baño y no tenemos noticias. No sé si están vivos", agregó.
Rossini se alegró de que "era un día un poco flojo (con poca clientela) y no había tanta gente comiendo en el restaurante. Pero fue una situación horrenda".
Un rehén contó a su padre que "los atacantes separaron a los bangladesíes de los extranjeros. A ellos (los extranjeros) se los llevaron al piso de arriba, mientras que a los nacionales los sentaron alrededor de una mesa", dijo el padre, Rezaul Karim a la AFP.
"Mi nuera lleva el hiyab. Quizás eso salvó a toda la familia", dijo.
Las autoridades de Bangladesh prohibieron al principal partido islamistas presentar candidatos a las elecciones y varios de sus dirigentes fueron arrestados o ejecutados recientemente por el papel que desempeñaron en la guerra de independencia de 1971.
Asimismo, las autoridades lanzaron el mes pasado en todo el país una serie de operativos contra los grupos yihadistas locales que resultó en el arresto de unas 11.000 personas.
Sin embargo, grupos de defensa de los derechos humanos estiman que estas detenciones son a menudo arbitrarias o que tienen como objetivo acallar a opositores políticos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico