Torrico Vargas reconoció que embarazó a su hijastra de 11 años al abusar de ella

Torrico Vargas reconoció que embarazó a su hijastra de once años al haber abusado sexualmente de ella en al menos seis oportunidades. Lo hizo en el marco del acuerdo de juicio abreviado que se puso a disposición de la juez Raquel Tassello para su homologación. El depravado, además, aceptó la pena de 8 años que se estableció. La misma deberá computarse con la prisión perpetua que viene cumpliendo y la declaración de reincidencia. El martes se conocerá el veredicto.

El acuerdo de juicio abreviado al que se arribó a pedido de Torrico Vargas, fue elaborado con el asesoramiento de la defensora pública Viviana Barillari y el fiscal general Martín Cárcamo lo presentó ante la juez penal Raquel Tassello a fin de solicitar su homologación.
Torrico Vargas, de nacionalidad boliviana, viene cumpliendo una condena de prisión perpetua por el homicidio del remisero Benicio Romano, a quien ahorcó el 14 de junio de 2000 para robarle 34 pesos. A principios de 2010 logró fugarse y permaneció prófugo durante 5 años y casi 8 meses. Su captura se produjo el 23 de octubre del año pasado en el barrio Moure.
En ese tiempo que pasó en la clandestinidad abusó sexualmente de su hijastra de solo 11 años. La menor fue violada en al menos seis ocasiones y quedó embarazada. La denuncia la hizo la madre de la víctima y por orden judicial se autorizó el aborto, obteniéndose del feto el ADN del depravado. Esa prueba resultó irrefutable.
Torrico Vargas no le quedaban muchas opciones y prefirió de esa manera reconocer el aberrante delito para el que se estableció una pena de 8 años de prisión. En el acuerdo presentado también reconoció todas las circunstancias de modo, tiempo y lugar, como la calificación jurídica y la declaración de reincidencia, algo que consintió ante la juez penal Raquel Tassello.
La magistrado escuchó el consentimiento del acusado y convocó a las partes para el martes, fecha en la que dará a conocer si finalmente hace lugar a la homologación solicitada por las partes.

LA FUGA
Vargas Torrico habría contraído tuberculosis mientras cumplía condena por el homicidio de Romano y a raíz de esa enfermedad fue derivado a Buenos Aires, donde se alojó en una unidad de enfermedades infecciosas. Allí fue que logró burlar la seguridad y escapar a principios de 2010. Aunque resulte increíble, volvió a Comodoro Rivadavia y convivió con su esposa durante 5 años y 8 meses, hasta que la mujer lo denunció tras descubrir que había sido él quien dejó embarazada a su hija de 11 años.
Gracias a esa denuncia se logró su captura y en el caso de ser homologado el acuerdo abreviado que se presentó, habrá que hacer nuevo cómputo de pena, dato que se tendrá en cuenta cuando plantee la posibilidad de obtener la libertad condicional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico