Trabajadores acampan fuera de la empresa, siguen sin cobrar y piden alimentos

Los operarios de Guilford mantiene una vigilia afuera de la empresa ubicada en Kilómetro 8. Allí montaron una pequeña carpa donde permanecen a la espera de respuestas del pago y para evitar "que se lleven cosas". Sus familias acompañan la lucha y realizan una campaña para ayudar a los trabajadores que hoy no tiene cómo llevar el alimento a sus casas.

La falta de pago de las quincenas se hace sentir cada vez más, las necesidades siguen existiendo e incluso el dinero que abonó la Municipalidad ya fue destinada por los trabajadores para el pago de alquileres y las deudas que se han contraído por la falta de dinero.

Son 287 trabajadores que atraviesan días de incertidumbre a la espera de que los directivos de la empresa textil den respuestas del pago de salarios atrasados. Y ante el temor de que se lleven maquinarias, los operarios decidieron instalar una carpa afuera de las instalaciones en Kilómetro 8 donde realizan una vigilia.

Orita Hernández, es esposa de un trabajador con casi 36 años de servicios en Guilford, y acompañan la lucha como tantas otras mujeres y familiares. Es una de las que lleva adelante la campaña de recolección de alimentos que son distribuidos entre las más de 200 familias.

"Es una cadena de ayuda de alimentos no perecederos, están pasando una crisis laboral de no saber qué va a pasar con esta industria textil. Veo mucha necesidad e impotencia, por eso pido solidaridad", manifestó hoy a El Patagónico.

Algunas mujeres preparan los bolsones de alimentos y los van entregando pero no alcanzan a cubrir las necesidades de todos: "ayer nos quedamos cortos, alcanzamos a preparar 22 bolsones y me puse mal al ver qué aún falta para llegar a 287 trabajadores y que algunos tienen familias numerosas", relató la mujer.

La colecta comenzó cuando ya los trabajadores no cobraban sus quincenas, ya que los 7.300 pesos que pagó el municipio se fueron en pagos atrasados y muchos trabajadores se quedaron sin dinero para poder alimentar a sus familias.

"La situación está complicada, veo sus caras con amargura y nadie aparece de la empresa, solo vecinos que acercan donaciones", indicó Orita, quien va todos los días a la carpa que instalaron los trabajadores afuera de la empresa. Allí cocinan, llevan a sus hijos y comparten un plato de comida. Incluso preparan pan casero y tortas fritas para llevarles.

comida guilford.jpg

Los trabajadores permanecerán en vigilia hasta tanto tengan respuestas por parte de los empresarios, es por ello que sus familias piden la colaboración de la comunidad con la donación de alimentos no perecederos: harina, fideos, azúcar, arroz, polenta, aceite y especialmente leche porque hay muchos niños.

Todos los que deseen colaborar pueden acercarse hasta la empresa en Kilómetro 8 o bien llamar al teléfono 297- 154347466.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico