Trabajadores de Santa Cruz arreglaron con Lufkin y levantaron la toma en Comodoro

Tras dos días de reclamo por una mala liquidación de haberes, los más de 50 trabajadores de Caleta Olivia, Pico Truncado y Las Heras que prestan servicios para la compañía multinacional de General Electric levantaron la medida de protesta en Comodoro Rivadavia. Fue luego de una reunión que mantuvieron con los representantes de la empresa. Como compensación cada trabajador cobrará $16.000, se reconocerán los días caídos y el ítem de paz social que habían sido descontados.

En Comodoro Rivadavia Lufkin Argentina tiene la planta más grande de Sudamérica de esa compañía. Allí se fabrican equipos bombeo que luego se montan en los diferentes yacimientos petroleros del país.
Hasta ayer a la tarde la administración de esa base, que se encuentra en el Parque Industrial, estaba tomada por más de 50 trabajadores de Santa Cruz, quienes el viernes en asamblea decidieron iniciar una medida de fuerza ante la mala liquidación de sus haberes, lo cual finalmente tuvo solución luego del mediodía, tras una reunión entre los delegados y los representantes de la empresa.
Los trabajadores habían llegado a esta ciudad el martes a las 5 procedentes de Caleta Olivia, Pico Truncado y Las Heras, con la decisión de montar un campamento a la espera de respuestas por parte de las autoridades de la empresa, que tiene su administración principal en Buenos Aires.
El reclamo fue encabezado por delegados en cada ciudad: Juan "Toja" Carabajal por Caleta Olivia, Marcos Solari por Pico Truncado y Pedro Delgado por Las Heras, localidad que nuclea a 26 del medio centenar de trabajadores afectados por esta mala liquidación.
Así ayer por la mañana se mantenían apostados en la puerta de ingreso. Fue en ese lugar donde Carabajal en diálogo con El Patagónico explicó los alcances del conflicto.
Señaló que comenzó luego de que General Electric comprara la firma, la cual asegura tener un 50 por ciento del mercado de bombeo mecánico de Argentina. "Desde que llegó esta empresa hemos sufrido varios descuentos. Ahora venimos desde hace seis meses con una mala liquidación terrible de sueldos y una persecución. Este mes hay compañeros que le depositaron menos de la mitad del sueldo y ahora tenemos un descuento de $6.000", manifestó.
"Siempre tenemos algo y las respuestas de Buenos Aires son que hubo una mala liquidación, pero hoy nos encontramos en el medio. Entonces a raíz de otras problemáticas que no han cumplido, como acta de acuerdo, tomamos la decisión de venir a tomar la planta que es la más grande de Latinoamérica", agregó el delegado de los montadores.
Carabajal también indicó que no cuentan con el apoyo del Sindicato de Petroleros Privados de Santa Cruz, ya que mantiene una interna personal con la actual gestión luego de haberse presentado él como candidato. "Yo represento a 100 familias, deberían dejar las diferencias de lado y ponerse al frente del reclamo, pero (el sindicato) jamás lo hizo, así que estamos en la lucha y vamos a seguir acá, y si no hay solución vamos a tomar la sede de Trabajo en Caleta Olivia, es lo único que falta porque ya está la ruta tomada y empresas tomadas, pero vamos a ir hasta la últimas consecuencias.", había asegurado.
Finalmente en horas del mediodía, los delegados mantuvieron una reunión con representantes de la empresa. La misma se extendió hasta después de las 13 y lograron llegar a un acuerdo.
De esa forma, los trabajadores recibirán un pago por $16.000, y se les reconocerán los días caídos y la paz que también se habían descontado. Además, en ese marco se logró la incorporación de dos trabajadores que habían quedado cesanteados luego del traspaso de una subcontratista a otra. Así cerca de las 14, levantaron la toma e iniciaron el regreso hacia su provincia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico