Trabajan con dos testimonios "importantes" y las imágenes de las cámaras del lugar

La Brigada de Investigaciones está abocada sobre dos testimonios y las cámaras del lugar para dar con los hombres que apuñalaron ayer a la madrugada en el barrio Pueyrredón a Angélica Catrihual (41) quien continúa en terapia intensiva del Hospital Regional en un estado "delicado y reservado".

Angélica Catrihual fue abordada por dos sujetos cuando se iba de la casa de su madre, en Aníbal Forcada al 500. Cuando arrancó el motor del auto, le abrieron la puerta y recibió un puntazo debajo de la axila izquierda -al parecer- con el fin de robarle el vehículo.

Desde ayer a la madrugada que la Brigada de Investigaciones busca acceder a testimonios de vecinos que puedan aportar algún dato más de los delincuentes que escaparon rumbo a la avenida Chile. Paralelamente se intentaban dar con imágenes nítidas de las cámaras de seguridad del lugar.

Fuentes ligadas a la investigación, indicaron a El Patagónico esta mañana, que se trabaja con dos testimonios que "son importantes y que nos pueden servir un montón".

En lo que concierne a las cámaras del lugar, en las mismas se intentará trabajar en la edición de las imágenes y hacer las comparación de los sospechosos en cuanto a las características físicas y vestimentas aportadas por los testigos del hecho.

En las primeras horas de este martes, personal de la Brigada de Investigaciones se entrevistaría con los familiares de Angélica Catrihual para ver la evolución del estado de salud. "Bregamos porque la persona se recupere y podamos obtener el testimonio de la víctima", señalaron.

Al parecer, los agresores esperaban a su víctima en el predio de una vivienda ubicada en la esquina que parece estar abandonada, conscientes de que no tardaría en salir. Lo que aún no se sabe es con qué intenciones. Pero el puntazo que le dieron fue tan profundo que su hermana directamente cree que se trató de un intento de homicidio.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico