Tras la inhibición de bienes, Cristina habló de "hostigamiento del partido judicial"

La mandataria visitó a los trabajadores de Tiempo Argentino, en señal de solidaridad tras los destrozos que sufrieron en la redacción del semanario, cuando el empresario Mariano Martínez Rojas ingresara acompañado de una patota.

La ex presidente, Cristina de Kirchner, cargó contra el juez federal Claudio Bonadio, luego de que ayer se notificara ante el magistrado en el marco de la causa que la investiga por venta de dólar futuro. "Está demostrado el ridículo hostigamiento del partido judicial", afirmó en declaraciones a la prensa al salir de Comodoro Py.
La ex mandataria rechazó en tribunales el embargo que pesaba sobre ella por $15 millones, y Bonadio ordenó la inhibición de sus bienes.
"Bonadio nos procesó por el dólar a futuro y la devaluación que muchos de los funcionarios actuales celebraron", apuntó Cristina contra el magistrado tras salir de los tribunales.
La ex mandataria afirmó además que fue Bonadio quien pidió que se notificara en la Ciudad de Buenos Aires, cuando podría haberlo hecho en Río Gallegos. "El fiscal -a cargo de la causa, Eduardo- Taiano, no tenía ningún problema en que me notificara allá, pero el juez quería que lo hiciera acá".
No obstante, Cristina aprovechó su visita a los tribunales para denunciar al juez y a la diputada por el GEN, Margarita Stolbizer, quien realizó una ampliación de la denuncia contra la ex presidente en el marco de la causa Hotesur.
Cristina denunció una "connivencia" entre Bonadio y Stolbizer: "Hay un modus operandi entre el juez que ordena el allanamiento y la denunciante, y luego se despliega una denuncia cinematográfica y mediática".
La manifestación judicial se hizo frente al fiscal Eduardo Pollicita, a cargo de la investigación en la causa Hotesur.
Tras notificarse ante Bonadio y declarar ante la prensa, visitó a los trabajadores de Tiempo Argentino, en señal de solidaridad tras los destrozos que sufrieron en la redacción del semanario, cuando el empresario Mariano Martínez Rojas ingresara acompañado de una patota en horas de la madrugada del lunes.
El edificio judicial de Retiro amaneció este miércoles blindado por un amplio operativo de seguridad para evitar manifestaciones e incidentes. En la zona fueron restringidos los accesos con vallas de hasta dos metros y fueron desplegadas fuerzas especiales, que incluyeron francotiradores, a cargo de Néstor Roncaglia, jefe de la Policía Federal Argentina (PFA), y Horacio Giménez, el jefe de la Policía Metropolitana.
El abogado de la ex presidenta, Carlos Alberto Beraldi, había presentado una "reposición" ante la decisión de Bonadio de que Cristina se notifique personalmente del procesamiento por administración infiel en perjuicio de la administración pública y el embargo de $ 15 millones, una metodología que el magistrado aplica a todos los imputados en distintas causas. Pero Bonadio desestimó la "reposición" e instó a volar a la Ciudad.
Cristina está acusada de haber "impartido instrucciones" a sus funcionarios para concretar esas operaciones que generaron pérdidas al Estado, lo que fue desestimado por la ex mandataria, que denuncia una "persecución" en su contra a partir de la asunción de Mauricio Macri en la Presidencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico