Tras la liberación del detenido por el atentado en Berlín, crece la confusión

Según los testigos, una persona se bajó del camión tras arrollar a la gente, pero aún se desconoce "si detrás hay más personas", si se trata de un grupo y si el autor del ataque "fue dirigido e instruido desde fuera".

La Fiscalía Federal alemana informó ayer que el único sospechoso detenido tras el mortal atentado perpetrado el lunes en Berlín, un solicitante de asilo paquistaní, fue puesto en libertad, horas después de admitir que el verdadero autor del ataque podría seguir suelto.
La Fiscalía tenía hasta la medianoche de ayer para enviar a prisión al detenido, arrestado el lunes después de que un camión arrollara a los visitantes de un mercadillo navideño, pero ya había advertido de que si no contaba con suficientes pruebas incriminatorias saldría en libertad.
"Los resultados de las investigaciones llevadas a cabo hasta el momento indican que no hay sospechas fundamentadas contra el acusado", manifestó el organismo en un comunicado.
El hombre, un joven de 23 años que residía en el albergue de refugiados instalado en uno de los hangares del antiguo aeropuerto de Tempelhof, dio mucha información durante los interrogatorios a los que fue sometido, pero negó haber participado en el atentado, prosiguió la nota.
Testigos oculares vieron cómo el conductor del camión que arrolló a los visitantes del mercadillo huía del lugar de los hechos, pero en su persecución hubo lagunas, destacó la Fiscalía en el parte oficial, citado por la agencia de noticias EFE.
Las pruebas y análisis llevadas a cabo para comprobar si el detenido estuvo en la cabina del camión no han dado hasta ahora resultados, añadió para justificar la puesta en libertad.
El joven paquistaní, fichado por la policía por delitos menores pero en ninguna base de datos de presuntos terroristas, fue detenido por un coche patrulla a unos dos kilómetros del lugar del atentado, junto a la Columna de la Victoria situada en el céntrico Tiergarten.
Según explicó ayer el ministro de Interior, Thomas de Maizière, el hombre entró en Alemania el 31 de diciembre de 2015 tras haber supuestamente atravesado la ruta de los Balcanes y llegó a Berlín en febrero.
La pasada madrugada agentes de las fuerzas especiales de la policía registraron el albergue en el que residía en una operación en la que participaron alrededor de 250 efectivos, presumiblemente, dada la decisión de la Fiscalía, sin encontrar nada que incriminara al detenido.

"REPUGNANTE"
En una declaración institucional, la canciller alemana, Angela Merkel, cuestionada por su política de acogida de refugiados, había reconocido que sería "especialmente repugnante" si se confirmara que el autor del atentado en el que murieron doce personas era una persona que había pedido asilo en Alemania.
Antes de anunciarse la liberación del único detenido, la Oficina Federal de Investigaciones Criminales (BKA) de Alemania se había mostrado ayer "altamente alarmada" ante la posibilidad de que el autor o autores del atentado de ayer en Berlín estuvieran aún en libertad y posiblemente armados.
El presidente de la BKA, Holger Münch, aseguró en una rueda de prensa que era motivo de alerta las dudas que ya había sobre el detenido paquistaní y la ausencia del arma de fuego que se empleó para matar al conductor del camión empleado en el ataque.
"No sabemos si se trata de un solo atacante, por lo que estamos altamente alarmados", afirmó Münch, quien aseguró que las fuerzas de seguridad estaban trabajando en identificar sospechosos del ataque de ayer a un mercado navideño en el que murieron 12 personas y 48 resultaron heridas.
Según los testigos, una persona se bajó del camión tras arrollar a la gente, pero aún se desconoce "si detrás hay más personas", si se trata de un grupo y si el autor del ataque "fue dirigido e instruido desde fuera", agregó.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico