Tras las denuncias de apremios en Gastre, Ale ordenó el traslado de todos los policías

El incidente que protagonizó el vicejefe comunal Paulo Cáceres, quien denunció abuso de autoridad por parte de la policía de esa localidad, derivó en otras denuncias de apremios en las que tomó intervención el procurador, Jorge Miquelarena y el jefe de Policía, Juan Ale. Este último ordenó traslados y el pase a disponibilidad de al menos dos uniformados.

El escandaloso episodio vivido en las primeras horas del viernes entre el vicepresidente comunal de Gastre, Paulo Nelson Cáceres, su amigo Gabriel Omar Cayupán y dos efectivos policiales terminó con graves denuncias públicas por presuntos apremios.
La segunda máxima autoridad de la localidad de la meseta fue interceptado el viernes cuando iba de acompañante a bordo de una camioneta y en presunto estado de ebriedad. Según la versión policial, rompió una botella que llevaba y se la colocó en el cuello al policía que intentaba identificarlo.
Tras huir del lugar el efectivo fue a buscar a un compañero que estaba en franco de servicio y ambos detuvieron a Cáceres. Minutos después en el hospital local apareció su amigo Gabriel Cayupán y también terminó detenido por los delitos de atentado y resistencia a la autoridad.
El sábado Cáceres y Cayupán fueron sometidos a la audiencia de control de detención y formalización de la investigación en la que fueron imputados por el delito mencionado, y luego recuperaron la libertad.
El vicejefe comunal denunció apremios ilegales sufridos y recibió el apoyo del diputado provincial de Cambiemos, Manuel Pagliaroni. El lunes Pagliaroni visitó la localidad y se entrevistó con más de una veintena de pobladores que habrían sufrido severas agresiones cometidas por efectivos policiales de la comisaría de la comuna.
Además de hacer públicas las denuncias, el legislador ayer se reunió con el procurador de la provincia, Jorge Miquelarena, y el jefe de la Policía del Chubut, Juan Ale. Les entregó documentación y les relató lo sucedido en la localidad en los últimos meses luego que hubo un cambio de jefatura en la comisaría del pueblo.

TEMOR A LA POLICIA
El diputado afirmó: "en Gastre nos enteramos de distintos hechos de violencia encabezados por policías con la anuencia aparentemente del jefe de comisaría. Hubo una violencia increíble contra el viceintendente de la comuna y otra persona que lo acompañaba. A uno de ellos le realizaron 13 puntos en la cabeza".
Agregó: "debe haber habido una docena de casos donde los policías se excedieron por contravenciones menores. A un menor de 16 años que iba por la calle se lo golpeó en la comisaría y se lo lleva al hospital por un problema respiratorio, y allí su madre se entera de lo sucedido. El modus operandi de la policía es provocar a las personas para que reaccionen y a partir de allí hacer uso de su autoridad”, cuestionó.
Pagliaroni denunció: “la gente tiene miedo. Hubo gente que lloraba cuando nos contaba lo sucedido, y hay menores de edad que no quieren salir de la casa ni siquiera han querido asistir a la escuela por medio a cruzarse con estos personajes. Hay un temor fundado de parte de los vecinos que no quieren hacer muchas denuncias porque cuando se alejan un poco de Gastre están a merced de estos hechos violentos”.
El legislador analizó: “venimos muy sorprendidos por la situación dado que los vecinos estaban preocupados porque quienes deben cuidarlos los hostigan. Estamos hablando de gente común que nunca ha tenido problemas con la ley. Los comerciantes nos dijeron que los proveedores que atienden hace años la comunidad también tuvieron problemas para desempeñar su labor”.

SEPARADOS Y
TRASLADADOS
El jefe de Policía ayer mismo viajó hacia la comuna que se encuentra a 517 kilómetros de Puerto Madryn, para entrevistarse con los habitantes y los siete efectivos que se desempeñan en la comisaría local. Al mismo tiempo ordenó traslados y pases a disponibilidad de al menos dos policías implicados.
Ale admitió que ayer “bien temprano hablé el tema con el gobernador (Mario) Das Neves y me pidió que vayamos a fondo en la investigación, en resguardo de los intereses de la comunidad afectada".
Sostuvo: “ante las denuncias realizadas en los medios y la gravedad de los hechos, en caso de confirmarse, es que rápidamente se ordenó el traslado de algunos efectivos y en otros casos los pases a disponibilidad".
Los efectivos de apellido Paillacura y Huincalef ya fueron sacados de la localidad para garantizar la investigación interna, precisaron a El Patagónico desde la Unidad Regional de Puerto Madryn.
El propio jefe policial ayer se trasladó a Gastre para "tomar contacto directo con los vecinos, conversar con ellos y tener de primera mano los testimonios que involucran a los efectivos de la fuerza", resaltó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico