Tras recuperar el poder, gobierno turco detuvo a 2.800 militares

Al menos 265 personas murieron y otras 1.440 resultaron heridas durante el intento de golpe de Estado militar en Turquía. El ministerio del Interior turco había informado previamente de la destitución de cinco generales y 29 coroneles.

Las autoridades turcas recuperaron el poder tras un fallido intento de golpe de Estado que mantuvo en vilo a Turquía durante toda la noche del viernes y que dejó el saldo de casi 300 personas muertas más de 14.00 heridos y más de 2.800 militares detenidos.
El intento golpista logró la unión de los cuatro partidos políticos con representación parlamentaria y dio la oportunidad al gobierno de realizar purgas en el sistema judicial, donde destituyó a más de 2.000 jueces acusados de tener vínculos con el predicador islamista Fethullah Gülen, señalado como el cerebro del golpe y cuya extradición de Estados Unidos fue reclamada por el gobierno.
El primer ministro turco, Binali Yildrim, informó que 265 personas murieron entre militares leales, policías y civiles; mientras que por el bando rebelde al menos 20 soldados perdieron la vida.
Esta última cifra contrasta con la brindada horas antes por el jefe interino de las Fuerzas Armadas, Umit Dundar quien había confirmado la muerte de 104 golpistas, elevando la cifra total a mas de 200.
Yildrim agregó que 1.470 personas resultaron heridas, 30 de ellas militares rebeldes. Por otra parte, al menos 2.839 militares han sido detenidos por su presunta colaboración con el golpe, según Yildirim, quien ha incluido entre los sospechosos tanto a soldados rasos como a oficiales de alto rango.
El ministerio del Interior turco había informado previamente de la destitución de cinco generales y 29 coroneles. Además, el gobierno aprovechó la ocasión para hacer una purga en la Junta Superior de Jueces y Fiscales, de donde fueron destituidos a 2.745 magistrados; mientras que el ministerio de Justicia destituyó a 5 de los 22 miembros de la propia Judicatura.
Al mismo tiempo, la policía detuvo a 10 jueces del Danistay, la máxima autoridad jurídica para contenciosos administrativos y otros 38 están siendo buscados; mientras que hay orden de arresto contra 140 jueces del Tribunal Supremo (Yargitay), y se ha detenido al juez del Tribunal Constitucional Alparslan Altan.
Un día después del intento de golpe militar en Turquía, el gobierno de Recep Tayyip Erdogan emprendió una purga tanto en el Ejército como en el Poder Judicial con las detenciones de Adem Huduti, comandante del 2º Ejército y Erdal Öztürk, comandante del 3º Ejército, y de Alparslan Altan, juez de la Corte Constitucional.
Mientras tanto, Erdogan pidió a Estados Unidos la extradición del opositor imán turco Fethüllah Gülen, a quien acusa de estar detrás del fallido intento de golpe.
"Estados Unidos debe extraditar a esa persona. Hay un juego con el ejército, y está vinculado con fuerzas exteriores", dijo Erdogan en un discurso ante miles de partidarios en Estambul, en referencia a Gülen, quien vive en Pennsylvania.
Sin embargo, el predicador negó su participación en el intento golpista y condenó "firmemente" el ataque al gobierno de Erdogan.

PURGA JUDICIAL
Además, el gobierno aprovechó la ocasión para hacer una purga en la Junta Superior de Jueces y Fiscales, de donde fueron destituidos a 2.745 magistrados; mientras que el ministerio de Justicia destituyó a 5 de los 22 miembros de la propia Judicatura.
Al mismo tiempo, la policía detuvo hoy a 10 jueces del Danistay, la máxima autoridad jurídica para contenciosos administrativos y otros 38 están siendo buscados; mientras que hay orden de arresto contra 140 jueces del Tribunal Supremo (Yargitay), y se ha detenido al juez del Tribunal Constitucional Alparslan Altan.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico