Tras un reclamo gremial reincorporan a 13 despedidos que no estaban registrados

Una extensa columna de humo que se pudo ver desde la avenida Hipólito Yrigoyen y en gran parte del barrio Industrial, puso en evidencia el reclamo que realizó ayer el gremio de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) por el despido de trece trabajadores que finalmente fueron reincorporados. Eran alrededor de las 9, cuando los delegados de la construcción llegaron hasta la calle Pedro Pablo Ortega 2.098, y se instalaron frente a la empresa Premoldeados Patagónicos S.A. Allí un día antes, tras la denuncia de un trabajador, habían detectado que de dieciséis obreros solo tres estaban en condición regular y el resto no estaba registrado. Además, no contaban con botines, mamelucos adecuados, casco, antiparras y guantes. Así comenzó un reclamo que incluyó quema de cubiertas y que se extendió hasta pasado el mediodía, cuando tras la denuncia en la Secretaría de Trabajo, hubo una mediación entre las autoridades del gremio, encabezadas por Rubén Crespo y el apoderado de la empresa. Finalmente, cerca de las 12:30 se llegó a un acuerdo y la empresa se comprometió a reincorporar a los trabajadores y regularizar su situación en forma retroactiva a partir del 1 de noviembre. De esa forma, alrededor de las 13, se levantó el reclamo y en el lugar solo quedaron los restos de caucho quemado.

Una extensa columna de humo que se pudo ver desde la avenida Hipólito Yrigoyen y en gran parte del barrio Industrial, puso en evidencia el reclamo que realizó ayer el gremio de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) por el despido de trece trabajadores que finalmente fueron reincorporados.
Eran alrededor de las 9, cuando los delegados de la construcción llegaron hasta la calle Pedro Pablo Ortega 2.098, y se instalaron frente a la empresa Premoldeados Patagónicos S.A. Allí un día antes, tras la denuncia de un trabajador, habían detectado que de dieciséis obreros solo tres estaban en condición regular y el resto no estaba registrado. Además, no contaban con botines, mamelucos adecuados, casco, antiparras y guantes.
Así comenzó un reclamo que incluyó quema de cubiertas y que se extendió hasta pasado el mediodía, cuando tras la denuncia en la Secretaría de Trabajo, hubo una mediación entre las autoridades del gremio, encabezadas por Rubén Crespo y el apoderado de la empresa.
Finalmente, cerca de las 12:30 se llegó a un acuerdo y la empresa se comprometió a reincorporar a los trabajadores y regularizar su situación en forma retroactiva a partir del 1 de noviembre. De esa forma, alrededor de las 13, se levantó el reclamo y en el lugar solo quedaron los restos de caucho quemado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico