Trasladaron a Lezcano a Comodoro y quedó alojado en la alcaidía

Lo confirmó el jefe de Operaciones de la Unidad Regional, comisario César Brandt. Se espera que mañana se realice la audiencia de control de detención en donde se resolverá su lugar definitivo de alojamiento. Mientras, espera en una celda de aislamiento en la alcaidía.

El propio jefe de Operaciones de la Unidad Regional, comisario César Brandt y dos efectivos viajaron a Río Negro para trasladar al condenado a prisión perpetua Javier Lezcano, quien se había fugado el 11 de octubre desde la alcaidía policial.

Su arribo a esta ciudad fue durante esta mañana. "En estos momentos Lezcano va a aquedar alojado en la alcaidía hasta tanto se resuelva su situación", detalló Brandt esta mañana a Radio Del Mar y si bien indicó que la audiencia de control se realizaría en el transcurso de hoy, la misma se llevará a cabo finalmente mañana donde se espera se resuelva su lugar definitivo de alojamiento.

Cabe recordar que el condenado a prisión perpetua por el asesinato del estudiante de geología Alejandro Balle se había evadido de la alcaidía policial de Comodoro Rivadavia el 11 de octubre por la tarde.

De acuerdo a la información a la que accedió El Patagónico, el jefe de Operaciones de la Unidad Regional, comisario César Brandt, viajó en una camioneta policial rumbo a la vecina provincia. Lo hizo acompañado por un suboficial y un agente del grupo de Infantería.

El operativo de traslado se efectuó con las autorizaciones respectivas de la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia que libró los exhortos pertinentes a sus pares de la Justicia de Río Negro.

El condenado quedó alojado en una celda de aislamiento. Al tratarse de un preso ya juzgado y con sentencia firme debería purgar la pena en una cárcel de máxima seguridad como la Unidad 6 de Rawson o el Instituto Penitenciario Provincial que meses atrás fue inaugurado al norte de Trelew.

Lezcano estuvo prófugo durante nueve días tras limar con una sierra los barrotes de la ventana de su celda del pabellón 4. Luego utilizó una sábana para descender del segundo piso hacia el patio exterior del centro de detención y finalmente trepó el paredón para escapar del recinto.

Las investigaciones determinaron que un auto de apoyo lo esperaba afuera de la alcaidía para completar la fuga. La propia policía cree que fallaron las requisas que a diario se realizan y además se investiga si hubo connivencia policial para favorecer la huida del interno.

Otro aspecto que llama la atención es que Lezcano logró sortear los controles del Módulo Norte a la salida de Comodoro Rivadavia sin ningún tipo de dificultad. Y como si fuera poco también vulneró la seguridad en la salida norte de la provincia. Para esto no sólo salió de Comodoro sino que atravesó las ciudades de Trelew, Puerto Madryn y no fue identificado en el puesto caminero de Arroyo Verde.

OTRA FISONOMIA
La Brigada de Investigaciones manejaba la posibilidad de que Lezcano podía buscar refugio en su provincia natal de Río Negro. Ya cuando había sido detenido en 2013 en vinculación al crimen del estudiante universitario fue encontrado en la ciudad cordillerana de El Bolsón, donde tiene familiares.
Sin embargo, esta vez eligió la zona de la costa rionegrina y llegó hasta San Antonio Oeste. Se había cortado el pelo y la barba, aspectos característicos de su persona. A ello se sumó que tenía el rostro quemado por el sol. Su fisonomía así era muy distinta para pasar desapercibo ante eventuales controles policiales.

Profugo.jpg
La fotografía que la Policía de Río Negro le tomó a Javier Lezcano al lograr su captura.
La fotografía que la Policía de Río Negro le tomó a Javier Lezcano al lograr su captura.

Sin embargo, el personal de la Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia lo reconoció rápidamente en el intercambio de fotografías con sus pares de Río Negro.

Es que el viernes Lezcano fue hallado en una estación de servicio y la policía de San Antonio lo demoró para su identificación porque no era un ciudadano del lugar.

El fugado dio una identidad falsa y fue llevado a la comisaría para conocer sus medios de vida. Allí tomó intervención la Brigada de ese lugar que ya estaba en conocimiento de la búsqueda de Lezcano por parte de la policía comodorense. En el cotejo de fotografías y con las particularidades de tatuajes y una cicatriz en la espalda se confirmó que se trataba de Lezcano.

Lezcano fue condenado por el homicidio criminis causa –cometer un asesinato para ocultar otro delito- que tuvo como víctima al estudiante de Río Senguer, Alejandro Balle. Este fue atacado en la vivienda que alquilaba en Kilómetro 5 durante la noche del 25 de julio de 2013.

Esa noche fue seguido desde que salió de su trabajo en la zona de La Loma. Los sospechosos viajaban a bordo de un Fiat Palio que estaba al mando del otro condenado Santiago Reuter, quien recibió 10 años por el delito de robo agravado. El principal objetivo era sacarle las llaves del local de juegos y electrónica donde trabajaba para poder robar en el comercio.

Balle se resistió al ataque y Lezcano lo golpeó con un arma y después lo ejecutó. El tercer sospechoso de integrar la banda, Luis Humberto Espinoza, fue absuelto.

En enero de este año el Superior Tribunal de Justicia de Chubut confirmó la sentencia condenatoria contra Lezcano.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico