"Trataremos que San Lorenzo sea un equipo insoportable", aseguró Guede

"El listón quedó muy alto pero un club como San Lorenzo siempre tiene que estar arriba, peleando todo lo que le toque jugar. Ese será nuestro desafío, por eso pensamos primero en la final con Boca para tratar de clasificarnos a la Copa Sudamericana", dijo.

El director técnico Pablo Guede, que ayer tomó el mando del plantel de San Lorenzo, asumió los retos deportivos de su flamante ciclo al puntualizar que tras la partida de su antecesor Edgardo "Patón" Bauza, "el listón quedó alto", por lo que intentará "ganar otra vez la (Copa) Libertadores".
En su primera conferencia de prensa en la sala Osvaldo Soriano del Nuevo Gasómetro, el ex entrenador de Nueva Chicago y Palestino de Chile relativizó el contraste de estilo que pueda presentar el equipo en relación al período anterior y sólo se concentró en darle una identidad propia a partir de lo que consideró la célula del éxito, cada práctica diaria.
"Lo más importante es entrenar bien todos los días. A partir de ello, trataremos de que San Lorenzo sea un equipo insoportable, con mucha presión y la idea de ser protagonistas en cada cancha", afirmó con el presidente del club, Matías Lammens, a su lado.
Guede (41 años) se despegó del exitoso período de Bauza, que le dio a San Lorenzo la única Libertadores de su historia, y remarcó que "ahora toca otra cosa", pero con la meta de "ganarla otra vez" como reclama la grandeza de la institución.
"El listón quedó muy alto pero un club como San Lorenzo siempre tiene que estar arriba, peleando todo lo que le toque jugar. Ese será nuestro desafío, por eso pensamos primero en la final con Boca para tratar de clasificarnos a la Copa Sudamericana", dijo.
San Lorenzo, subcampeón del último torneo argentino, enfrentará a Boca -campeón de liga y la Copa Argentina- el 3 de febrero en Córdoba en una final con la Supercopa Argentina en juego, que además brindará una plaza para el torneo continental del segundo semestre.
Cumplida la primera jornada de trabajo, Guede se mostró conforme con la respuesta de sus jugadores y despreocupado por la falta de refuerzos. "La práctica salió bastante bien, con la intensidad que queríamos. Sabíamos también la cantidad de jugadores que íbamos a contar y confiamos en que los refuerzos ya vendrán", resumió.
Luego, sin dar nombres, adelantó que ya le comunicó a un grupo de jugadores que no los tendrá en cuenta para su desafío en San Lorenzo. Trascendió que los marginados serían el defensor Pablo Alvarado, que regresó de un préstamo por Racing Club, el zaguero Fabricio Fontanini y los mediocampistas ofensivos Martín Rolle y Fernando Elizari.
Previamente, el presidente Lammens admitió que la llegada del nuevo DT tiene a todos "muy entusiasmados" por tratarse de "una gran apuesta para seguir en lo más alto".
"Guede es el técnico adecuado para el momento institucional de San Lorenzo, que hace tres años viene trabajando muy bien en juveniles. Pablo mira mucho hacia abajo y eso fue lo que nos sedujo más allá de la estética del juego que intenta plasmar", explicó.
El dirigente consideró "injusto entrar en comparaciones" con el perfil de Bauza, al que distinguió como el responsable del "máximo logro en la historia del club" y, a modo de cierre, informó que el flamante técnico firmó un contrato por dos años.
San Lorenzo jugará su primer partido oficial del año ante Boca en Córdoba, luego debutará en el Torneo de Transición con su visita al recién ascendido Patronato de Paraná y más tarde asumirá su debut en la Libertadores con la Liga Deportiva Universitaria en Quito, por el Grupo 6 que también integran Gremio de Porto Alegre y Toluca de México.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico