Tres comodorenses participarán del torneo Panamericano en Costa Rica

Se disputará del 8 al 18 en la ciudad de San José y será en Bola 8, Bola 9 y Bola 10. Los representantes patagónicos son Rocío Trautman, Marcelino Sosa y Domingo Quiñones y se sumarán a cinco jugadores más que conformarán la delegación argentina.

por Carlos Alvarez
c.alvarez@elpatagonico.net

Tres jugadores comodorenses participarán del 8 al 18 de agosto en San José de Costa Rica del Panamericano de Pool, y viajarán en los próximos días con la intención de representar de la mejor manera a la capital petrolera con el respaldo de Comodoro Deportes y Chubut Deportes.
Ellos son Domingo Quiñones, Marcelino Sosa y Rocío Trautman y representarán a la capital petrolera durante diez días en el certamen internacional. Los varones compartirán la competencia en la especialidad Bola 8, Bola 9 y Bola 10 mientras que Trautman participará en Master Femenino.
Quiñones vino del norte a Comodoro Rivadavia por trabajo, y fue acá donde comenzó a dedicarle más tiempo. Ayer en su visita a El Patagónico habló sobre el certamen. "Significa un gran paso en la carrera deportiva que uno tiene. Lo venía buscando hace tiempo a esta posibilidad, pero no se me había dado. Llevar la camiseta argentina fuera del país es un orgullo enorme, es algo hermoso", explicó.
Con cuatro años de entrenamientos y competencias, Quiñones reconoce que el último tiempo entrenó a conciencia para la competencia en Costa Rica. "Empecé a jugar en el 2012 cuando llegué a la ciudad por cuestiones de trabajo. Me gustaba el villar, y me acerque al Draw Pool y no me fui más. En los últimos meses le he dedicado bastante tiempo, por lo menos cinco días a la semana porque la exigencia será mucha", admitió el jugador que tendrá su primera experiencia a nivel internacional. Sobre el nivel del certamen, reconoció que vio videos en internet y luego los analizó. "He visto videos y analizando la performance de los que están arriba en el ránking y tienen un nivel altísimo. Nosotros queremos mejorar el juego que tenemos. El villar es muy exigente y hay que estar muy concentrado. En una jugada hay muchas posibilidades y uno tiene que estar fresco de mente y ejecutar bien", sentenció.
Por su parte Marcelino Sosa tiene 31 años y recordó que juega hace 16 y viaja con la intención de dar lo mejor y representar al país. "Va a ser una experiencia para aprender, para observar a los que compiten afuera y tienen un nivel asombroso. Vas con la expectativa de participar, pero cuando estás ahí pones todo tu conocimiento a prueba. Quiero evolucionar mi juego", reconoció quien comenzó a jugar a la salida del colegio secundario con amigos y se destacó en el 1er torneo de Menores que se disputó en Comodoro Rivadavia a fines del 2000.
"Comencé en un salón de juegos donde había una mesa de pool, y cuando salíamos del colegio íbamos a jugar con amigos hasta que fuimos al Draw cuando estaba en la calle Güemes. Con el tiempo vimos torneos de mayores que no nos permitían jugar porque eramos chicos hasta que el encargado de la sala (Víctor Velázquez) nos incentivaba a seguir y organizó el primer torneo de Menores donde salí segundo, y de ahí no paré más", sostuvo.
La única dama comodorense que se ganó la posibilidad de competir en el Panamericano reconoció que no estaba en sus planes, pero va ilusionada. Rocío Trautman es una de las seis mujeres que juegan en la capital petrolera, aunque sólo tres lo hacen de manera competitiva. "Se dio la posibilidad de ir a Buenos Aires, y no iba con la intención de lograr esto. Se planteó distinto el panorama allá, y quedé tercera. Logré la clasificación, pero llevo dos años de jugar", apuntó y subrayó que el pool en Comodoro se forma entre todos. "Cuando uno recién comienza siempre te ayudan y te orientan. Esto es entre todos. El que más sabe siempre ayuda, y colabora", sentenció.
En los próximos días viajarán a Buenos Aires, y se sumarán a cinco competidores más que conformarán la delegación celeste y blanca que competirá en Costa Rica.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico