Tres cuadras en 15 minutos

"Yo me quedé con una sensación en el pecho, de bronca y desazón, de todo", dijo Luis Carrasco, el chofer de colectivo que ayer al mediodía conducía la unidad de Patagonia Argentina en la que falleció un hombre de 52 años luego de sufrir un Accidente Cerebro Vascular (ACV).

Ya habían pasado varias horas del incidente y Luis todavía no podía concebir lo ocurrido.
"Yo iba manejando en la calle Rawson llegando a la intersección con Belgrano, con el colectivo lleno de gente. Sentí un golpe y la gente gritó 'chofer, chofer, se desmayó un señor'. Entonces puse las balizas del colectivo y fui hasta donde estaba el hombre que ya estaba tirado en el piso y se retorcía. Le presionamos el pecho y le hicieron respiración boca a boca, ahí tosió y recuperó el aire", recordó en diálogo con El Patagónico.
Luis como pudo llegó al Hospital Regional. "Eran tres cuadras pero fueron más de quince minutos que a mí me parecieron tres días", reconoció a este diario.
En el trayecto abrió las dos puertas del colectivo para que ingresara aire. Los otros pasajeros sacaron pañuelos y camperas por las ventanillas alertando a los conductores para que abrieran paso.
Sin embargo, todo fue en vano. Los trabajos viales sobre la avenida Yrigoyen hicieron que fuera casi imposible llegar al hospital y los vehículos estacionados en el acceso del nosocomio impidieron entrar a la guardia.
El hombre finalmente falleció arriba de la unidad y todos los pasajeros se quedaron con la misma sensación: bronca, impotencia y desazón.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico