Tres hombres demorados por el crimen de un niño en Santiago del Estero

Según una fuente, se trata de dos jóvenes y un hombre mayor con antecedentes penales por robo y cuatrerismo. Uno de ellos fue sospechoso del crimen a cuchilladas de su hija, aunque luego fue desvinculado del hecho.

Tres hombres permanecían demorados ayer como sospechosos del crimen del niño de 11 años estrangulado, descuartizado y violado, cuyo cuerpo fue hallado el jueves en la localidad de Quimilí­, a 190 kilómetros de la capital de Santiago del Estero, informaron fuentes policiales y judiciales.
Paralelamente, el informe final de la autopsia determinó que el nene, Mario Agustín Salto, fue decapitado, tenía seis cortes en la cara, su cuerpo había sido lavado y los asesinos dejaron la ropa y su calzado muy bien acomodado al lado del cuerpo.
"Marito", que habría sido descuartizado con un cuchillo de carnicero de hoja muy filosa, fue enterrado ayer en el cementerio municipal y sus familiares reclamaron "justicia y prisión para los culpables".
Según una fuente consultada por Télam, dos jóvenes y un hombre mayor con antecedentes penales por robo y cuatrerismo permanecían demorados por su presunta vinculación con el caso.
Uno de ellos fue sospechoso del crimen a cuchilladas de su hija, aunque luego terminó siendo desvinculado del hecho.
Los tres fueron a declarar como testigos, pero como hubo contradicciones en sus testimonios fueron demorados por orden del juez en lo Criminal y Correccional de IV Nominación, Miguel Angel Moreno, que en las próximas horas debe resolver su situación, indicó a Télam un vocero.
En tanto, también había sido demorado pero luego se liberó a Luis Maldonado, quien trabaja en el matadero municipal y fue quien halló el cuerpo del niño el jueves porque sus manos sobresalían de una bolsa de basura.
Si bien el viernes se había conocido parte del resultado de la autopsia, Télam accedió al informe completo que indica que el niño fue decapitado, presentaba seis cortes en el rostro y tenía fuertes golpes en el cráneo.
Además, los brazos estaban separados del torso y las piernas arrancadas, pero esto último aparentemente fue producto de mordeduras de animales de la zona.
Otro dato que le llamó la atención a los investigadores es que el cuerpo estaba muy limpio, como lavado, y que la ropa y el calzado del niño estaban muy bien acomodados al lado del cuerpo.
Los investigadores también hallaron imágenes de una cámara de seguridad de la ruta provincial 6 en la que se ve llegar al nene el martes a la tarde a una represa con una caña de pescar y un balde de plástico, el último lugar donde se lo vio con vida.
Debido a que la autopsia estableció que "Marito" fue asesinado entre 36 y 40 horas antes de ser hallado el jueves, los pesquisas creen que el niño fue reducido en ese lugar, mantenido cautivo en otro donde lo mataron y finalmente arrojado en el basural donde se lo halló, a 7 kilómetros de la represa.
Acerca del móvil del crimen, los investigadores descartan que se trate de una venganza contra la familia del niño y se inclinan más por la hipótesis de que fue atacado por jóvenes que estaban bajo el efecto de estupefacientes, ya que hay gran consumo de drogas en Quilimí.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico