Tres jueces le rechazaron la libertad a Axel Nieves

En dos audiencias, una celebrada el lunes y otra ayer, se revisó la prisión preventiva que cumple Axel Nieves por los ataques armados registrados el domingo 16 de octubre y que dejaron heridos de bala a Jonathan Sierra y Ezequiel Soto. Guillermo Iglesias, defensor del imputado, citó a las víctimas a su estudio y luego éstas cambiaron la versión de lo sucedido. Sin embargo, la juez Mariel Suárez mantuvo el lunes la prisión del imputado y ayer otros dos jueces volvieron ratificar esa decisión.

Desde el 21 de octubre que el conflictivo habitante del barrio Quirno Costa, Christian Axel Nieves, cumple prisión preventiva, imputado de haber baleado de gravedad a dos jóvenes y de haberle disparado a un efectivo de la Seccional Cuarta que le gritó la voz de alto. El lunes y ayer la justicia revisó la medida por pedido de su defensor de confianza, Guillermo Iglesias y en ambas instancias se rechazó la solicitud.
El penalista expuso el lunes ante la juez natural de la causa, Mariel Suárez, los pormenores de la entrevista que le tomó a las víctimas, Jonathan Sierra (20) y Ezequiel Soto (18). Dijo que estos se presentaron en su estudio "en forma voluntaria" para referir que el imputado no los baleó.
En su relato los jóvenes baleados se desdijeron de la primera versión que dieron a la policía en el comienzo de la investigación y afirmaron que no sabían quién los tiroteó ese domingo 16 de octubre cuando caminaban por las calles Huergo casi Los Jazmines del barrio San Martín.
Con esos nuevos testimonios presentados como prueba que firmaron las propias víctimas, Iglesias solicitó a la magistrada la libertad de su asistido debido a que no habría sido el autor de los disparos que hirieron a Sierra y Soto.
Al funcionario fiscal Cristian Olazábal le llamó la atención cómo el abogado del imputado obtuvo los datos filiatorios de las víctimas, y este respondió que trabaja con un investigador privado. No obstante, se presume que las víctimas habrían sido amenazadas por allegados al detenido y en ese contexto se habrían presentado al estudio del penalista.
Al margen de ello, el acusador público argumentó que la investigación cuenta con numerosa evidencia como el secuestro de armas durante los allanamientos efectuados a la familia Nieves. También la causa contiene otros testimonios, una inspección ocular y una serie de pruebas que lo tienen como principal autor de los disparos al detenido.
En su decisión Suárez rechazó el pedido del defensor y decretó el mantenimiento de la prisión preventiva de Nieves hasta el 21 de febrero de 2017 cuando concluye el periodo de investigación, y por ende la presentación de la acusación fiscal.

DOBLE REVES
No conforme con tal decisión, Iglesias pidió una nueva audiencia de revisión de la medida que cumple su defendido. La misma se realizó ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. En la misma participaron los jueces Martín Cosmaro y Alejandro Soñis.
El abogado de Nieves planteó que la decisión de la juez natural fue arbitraria porque valoraba solamente los testimonios de la Fiscalía y no de la Defensa. Mientras, Olazábal volvió a solicitar la mantención de la prisión preventiva del imputado por los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa, dos hechos; en concurso real con abuso de armas agravado por haber sido cometido contra personal policial.
En ese sentido, los jueces confirmaron la decisión de la su par Suárez. Ratificaron la continuidad de la prisión preventiva que viene cumpliendo Nieves.
Hay que recordar que ese domingo que se festejó el "Día de la Madre" eran las 14:30 cuando, según el relato de la Fiscalía, las víctimas fueron sorprendidas por Axel Nieves y otros individuos que se movilizaban a bordo de un Chevrolet Corsa, de color verde.
Según ese relato, el acusado descendió con un arma y se dirigió hacia Sierra y Soto diciéndoles: "hijos de puta ustedes me prendieron fuego la casa", en alusión a un incendio ocurrido momentos antes en una vivienda ubicada en calle Las Margaritas 912.
Según la Fiscalía, Nieves apuntó contra los jóvenes con claras intenciones de acabar con sus vidas. Primero hirió a Soto en una pierna y cuando la víctima salió corriendo le efectuó otros dos disparos que impactaron en la espalda del joven. Luego disparó contra Sierra hiriéndolo en el glúteo izquierdo, lo que provocó que cayera al suelo. Este corrió y volvió a caerse para quedar frente a Nieves, quien le apuntó sobre su abdomen y le gatilló tres veces pero las balas no salieron.
Luego, la policía interceptó a Nieves mientras escapaba por los techos en calle Los Claveles al 830. Pero ante la voz de alto del oficial Eduardo Blanco, apuntó al móvil policial y efectuó tres disparos que no alcanzaron a ninguno de los efectivos, y finalmente escapó. Fue detenido días después.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico