Tres meses de prisión preventiva para el detenido por el ataque del martillo

La juez penal Mariel Suárez le decretó ayer tres meses de prisión preventiva a Lucas Michel Baeza, teniendo en cuenta los peligros procesales de fuga y entorpecimiento en la causa. El joven fue imputado por la Fiscalía como presunto autor de robo agravado por haber sido cometido con arma de fuego y lesiones graves contra Mauro García, por el violento asalto ocurrido el domingo al mediodía en el barrio Máximo Abásolo. En la audiencia de formalización se conoció que además de pegarle con un martillo en la cabeza, y balearlo en la vejiga, a García le dieron una puñalada en la cabeza.

La representante del Ministerio Público Fiscal, María Laura Blanco solicitó ayer a la juez penal Mariel Suárez que continúe la medida de prisión preventiva contra Lucas Michel Baeza (23) para cautelar el proceso que lo tiene como probable autor de robo agravado por haber sido cometido con arma de fuego y lesiones graves, ocurrido el domingo pasado en una vivienda de la calle Adela Small al 1400 del barrio Máximo Abásolo.
A Baeza la policía de la Seccional Séptima lo detuvo ese día a las 12:20 en el interior de la vivienda en la que según el relato fiscal el imputado y su cuñado Luis Perán, alias "El Bondi" –con pedido de captura recomendado-, ingresaron armados a la casa de Romina Varas, en Adela Small 1481, con fines de robo.
Según describió Blanco, los sospechosos gritaban: "estamos re locos, re empastillados" y exigían la entrega de dinero y teléfonos celulares.
A Baeza se lo señala como el hombre que portaba un revólver calibre 32 que fue secuestrado en el lugar. En el violento ingreso Jonathan Lillo, uno de los jóvenes que arreglaba la puerta de la vivienda, recibió un disparo que le rozó una pierna. En el interior de la casa, Perán y Baeza redujeron a golpes a Mauro García.
Tras los golpes de puño, Baeza -según la Fiscalía- le dijo a García "vos sos del Abásolo" y le pegó un tiro en la ingle cuyo proyectil le perforó la vejiga. Mientras que Perán le asestó un golpe en la cabeza con un martillo.
En la audiencia de formalización de la investigación de ayer, en la que El Patagónico fue el único medio periodístico presente, se conoció además que aparte del tiro y el golpe de martillo en la cabeza, a García le asestaron un profundo corte con cuchillo también en la cabeza.
Según el relato fiscal, los individuos se apoderaron de un teléfono Samsung "Core Prime" con funda rosa, propiedad de una mujer que se encontraba en el interior, 500 pesos y un documento.
La funcionaria de fiscalía, luego de dar a conocer los hechos por lo que se investiga a Baeza, pidió que se declare legal su detención por haberse realizado en flagrancia, y requirió tres meses de plazo de investigación y también tres meses de prisión preventiva para el imputado.
Es que para Blanco "están dados los elementos de convicción suficientes para determinar con probabilidad que Baeza es el autor de los hechos que se investigan", además de que cuatro testigos que lo conocen, lo señalan, indicó.
Para fundamentar la solicitud de prisión preventiva, la funcionaria citó los peligros procesales de fuga y entorpecimiento influyendo sobre las víctimas y testigos –sabe quiénes son y dónde viven-, las características del hecho y la pena que se espera –un mínimo de 6 años y 8 meses-. Blanco citó a la vez la "violencia extra" empleada por los sospechosos.

"HAY COSAS QUE DIJERON QUE NO SON ASI"
La defensora oficial Cristina Sadino, por su parte, comentó que el imputado quiere declarar, pero que no era el momento adecuado ya que tiene intenciones de elegir un abogado particular. "Hay cosas que se dijeron que no son así", sostuvo el imputado por lo que se presume que en otro momento dará su versión de los hechos.
Sadino le consultó a la Fiscalía si los objetos robadas se encontraron en el lugar, a lo que Blanco aclaró que en las pertenencias del imputado no figuraban. Sin embargo, Suárez aclaró que hay otro implicado en la causa que se encuentra prófugo.
La defensora a la vez se quejó de que en 48 horas todavía no había "una entidad" de las lesiones sufridas por la víctima. "¿Qué es lo que presenta García?", se preguntó Sadino, considerando que las lesiones graves no podrían luego sostenerse a lo largo del proceso sin mayores detalles de las mismas.
No se opuso a la legalidad de la detención, pero a la vez la defensora planteó el interrogante de si la bala que lesionó a García salió o no del arma secuestrada, y prefirió esperar los resultados de las pericias del arma.
Solicitó que para cautelar el proceso a Baeza se le dicte una permanencia continua en un domicilio en el barrio Ceferino, o que si la juez dictaba una medida de coerción distinta se le acorte a un mes la prisión preventiva.
Finalmente Suárez, tras escuchar a las dos partes, decretó legal la detención de Baeza, fijó un plazo de tres meses de investigación, y ante la discusión por la mecánica del hecho y las lesiones graves, dijo que Baeza utilizó un arma de fuego contra la humanidad de García dañando un órgano vital, por lo que esa calificación resultaba ajustada al inicio de la investigación, aunque no así para la calificación de la acusación.
Dio por asegurada la defensa técnica de Baeza y frente a la medida de coerción consideró que existen elementos para presumir su participación en un hecho grave con el empleo de distintos tipos de armas (de fuego, cuchillo, martillo) y que el peligro de fuga se encuentra fundado.
Incluso Suárez infirió que a raíz de que el fugado tiene parentesco con el imputado, puede entorpecer la investigación contra las víctimas. De ese modo, Baeza permanecerá detenido en la Seccional Séptima en donde su madre pidió que sea alojado para poder visitarlo por la cercanía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico