Tres zanjones labrados por las fuertes lluvias destruyeron Bella Vista Oeste

El yacimiento de Bella Vista Oeste, que hasta el fin de semana operaba Sinopec, quedó virtualmente dividido por tres zanjones que fueron socavados por el temporal que se extendió entre el 29 de marzo y el 6 de abril.
En una recorrida que El Patagónico realizó ayer, el daño que dejó el fenómeno climático se puede constatar fácilmente ya que el sector más productivo del yacimiento, el agua abrió un cañadón de unos 30 metros de profundidad por unos 50 de ancho.
En el medio de ese cañadón, y al aire libre, se observan parte de las cuatro cañerías por las que el crudo circulaba y que quedaron inutilizables. También se observa, en ese zanjón, inexistente hasta el temporal, parte del tendido eléctrico que arrastrado por el agua llegó al lugar y que ahora solo sirve para medir la altura de la abertura.
En ese bloque norte funcionaba el 60% del área, que producía unos 120 m3 de petróleo por día. Hoy con la salida de la actividad, el yacimiento está paralizado porque no funciona ninguno de los 39 pozos.
Antes de decidir retirarse de Chubut, los técnicos y trabajadores de Sinopec pudieron poner en marcha al menos ocho pozos y estaban haciendo lo posible para hacer lo propio con otros diez. La operadora decidió, luego de hacer cálculos y planteos a Provincia, paralizar por completo el área, que ayer volvía –aunque sea de manera transitoria- a ser parte de Petrominera Sociedad del Estado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico