Trimarco pidió terminar con la complicidad entre el poder y la trata

La luchadora, que preside la Fundación María de los Angeles, organización que asiste y contiene a las jóvenes que logran ser rescatadas de las redes de trata, se preguntó: "¿cómo puede haber personas que someten a otras personas? No lo puedo entender".

Susana Trimarco, madre de Marita Verón, a quien busca desde el 3 de abril de 2002 -cuando se convirtió en un ícono de la lucha contra la trata de personas- envió ayer un abrazo "con respeto y admiración a todas las mujeres que pelean por la justicia", con motivo de celebrarse el Día Internacional de la Mujer.
"Se enojaron conmigo cuando yo mostraba la complicidad entre las bandas de la trata, el poder político, la justicia y la policía. Esa complicidad hizo que pasaran 14 años y aún yo no obtuviera una respuesta. Esto es lo que hay que cambiar", sostuvo la mujer reconocida por su lucha.
Trimarco recordó durante una entrevista con Radio Télam que "hay muchas mujeres que perdieron sus hijos. Yo les digo que no bajen los brazos, que sigan buscando justicia y peleando por sus derechos".
La luchadora, que preside la Fundación María de los Angeles, organización que asiste y contiene a las jóvenes que logran ser rescatadas de las redes de trata, se preguntó: "¿Cómo puede haber personas que someten a otras personas? No lo puedo entender. Es triste que esto nos siga ocurriendo".
Pero consideró inconcebible que "haya jueces contaminados, que se vendan por dinero, y transen con estas bandas de traficantes de armas, drogas y tratantes de personas".
"Creo que hay que apoyar al nuevo Gobierno, pero si Cambiemos dice que hay que cambiar cosas, creo que esto es lo que hay que cambiar", explicó.
"No puedo creer que esto siga pasando, que haya miles de chicas en esta situación, y que cuando uno señale esta complicidad, en vez de avergonzarse, los que tienen poder para cambiar las cosas se enojen. Nunca me voy a cansar de golpear puertas y de buscar justicia", concluyó Trimarco.
Desde 1975, el 8 de marzo es un punto de encuentro para las feministas de todo el mundo. Establecido por la ONU, ese día se ha utilizado tradicionalmente para celebrar los logros de la mujer y poner en evidencia las graves desigualdades que aún persisten entre los dos sexos. Pero, 41 años después, ¿es aún necesario?
Amnistía Internacional detalló los seis puntos por lo cual es necesario recordar y valorar esta fecha.
Alrededor del 39 % de la población vive en países en los que el aborto está completamente prohibido o se permite sólo cuando la vida o la salud de la mujer está en peligro. Negar el tratamiento médico en estas situaciones y obligar a la mujer a soportar el dolor de dar a luz un feto que saben que morirá, constituyen actos de tortura.
Según UNICEF, aproximadamente una de cada tres mujeres vivas actualmente se casó antes de cumplir los 15 años. Cuando se obliga a una niña a contraer matrimonio, habitualmente ésta tiene que abandonar la escuela y aceptar embarazos prematuros y, a menudo, consecutivos.
El acoso sexual es una realidad diaria para las mujeres de todo el mundo. Un estudio de la ONU reveló que el 43 % de las jóvenes de Londres (Reino Unido) ha vivido situaciones de acoso en la calle. En Port Moresby (Papúa Nueva Guinea) la ONU concluyó que el 90 % de las mujeres y las niñas había sufrido alguna forma de violencia sexual. El acoso y la violencia sexual azotan también a las mujeres refugiadas. Las mujeres refugiadas sirias afirman que con frecuencia son víctimas de abusos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico